“Oh, benditos años 90’s…” 

Llegábamos del colegio, nos sacábamos los zapatos, preparábamos un pan tostado con mantequilla y encendíamos el televisor para ver “los monos chinos” en El Club de los Tigritos o Pipiripao.

Sailor Moon, Los Caballeros del Zodiaco –y otros ochenta animes– nos rompieron el corazón con esa incomparable forma japo de emocionar y a la cual quizás muchos de nosotros no estábamos acostumbrados.

Y como en Nerdix nos encanta verlos sufrir, seleccionamos unos cuantos momentos emocionantes de los clásicos animes de los 90`s (sin rankear).

¿Los recuerdan?, ¿tienen pañuelos?.

 

Digimon Adventure: La despedida

A 17 años del inicio de Digimon, es necesario recordar que la primera generación fue sin duda la mejor de todas.

En el último arco de la primera generación, y cuando los cuatro Amos Oscuros Digimon (Puppetmon, Metalseadramon, Machinedramon y Piedmon) fueron derrotados por los niños elegidos para salvar el Digimundo, estos deben volver al mundo real para continuar con sus vidas, dejando atrás todas las aventuras digitales.

El tren va en marcha, el sombrero de Mimi es arrebatado por el viento mientras se despide de Palmon (quien corre a un lado de las vías). Al mismo tiempo suena Butterfly, y todo se va a la cresta. Dolió, como dolió.

 

Dragon Ball Z: muertes varias

Hay tantas muertes en Dragon Ball Z que no podría elegir solo una. Entre las más recordadas están  del Señor Piccoro al sacrificarse por Gohan, la explosión de Krillin a manos de Freezer, o el adiós del mismísimo Goku dando su vida para derrotar a Raditz/Cell, ¡ah! y la –patética– muerte de Yamcha.

Si tuviera que quedarse con una entre todas, diríamos que la más triste es la de Chaos al liberar su energía en una explosión sujetado a la espalda de Nappa.

Loco, es que es súper fuerte ver como azotaban a un personaje que tenía apariencia de guagua contra las rocas hasta hacerlo explotar. No sé ustedes pero a mi me dejó súper triste, sobre todo porque era la segunda vez que moría, y hasta entonces no había una posibilidad de volver a revivirlo con las esferas del dragón.

Para rematar este funeral, Ten Shin Han muere llorando de forma desconsolada por su amigo, todo con esa maldita melodía de fondo que siempre ponen cuando pasa algo triste. Cuático.

 

Slum Dunk: las lágrimas de Hanamichi Sakuragi

Ni la derrota de Chile en el mundial de Rio 2014 por culpa del palo de Pinilla se compara a la derrota que vivimos con Shohoku contra Kainan a dos puntos en el campeonato regional.

Hanamichi llora como nunca antes lo hemos visto en el anime, y Akagi lo consuela diciéndole que ha jugado excelente. Parte de ese sufrimiento es la frustración de haber mejorado tanto su habilidad con el baloncesto para perder por un simple error en un momento crucial del juego.

Más tarde veremos la transformación de Sakuragi cuando se corta el pelo, y se vuelve un deportista de categoría para el equipo, algo que sorprende a todos, incluso a él mismo.

#TodosSomosSakuragi

 

Digimon Adventure: el sacrificio de Angemon

Bonito es saber que los Digimon no mueren en el Digimundo. Al ser personajes “digitales”, estos están diseñados para renacer en huevos una vez cumplido su ciclo de vida (no me peguen si lo dije mal).

La cosa es que Patamon era el único Digimon que no había digievolucionado al final del primer arco, y era porque el vínculo entre Digimon y Niño Elegido aún no llegaba a su máximo nivel.  Y pasó que Devimon (el primer súper villano) los tiene a todos bajo su mando mordiendo el polvo, a pesar de que la mayoría está usando su máximo poder. Y ahí Patamon digievoluciona a Angemon, en una espectacularidad hermosa, y lanza su primer (y único) ataque llamado “Golpe de Fé” sacrificando su existencia, sin que nadie advirtiera que más tarde podría renacer en un digi-huevo.

Acto seguido TK llora desconsolado porque ve como su compañero se deshace en estrellitas y desaparece junto a Devilmon acabando con la oscuridad en la isla.

Si ustedes no lloraron con esta parte, es porque sencillamente no tienen alma.

 

Sailor Moon: Cuando dos Sailors se sacrifican por amor

Si algo bacán tiene Sailor Moon es que se atrevió a incluir a una pareja homosexual entre sus protagonistas. Sailor Neptune y Sailor Urano mantenían una relación abierta que lamentablemente fue censurada hasta el día de hoy por la televisión latina (y me imagino que también en otras partes del mundo).

En los doblajes decían que eran “primas” en vez de pareja, y las escenas eran constantemente “mutiladas” para ocultar cualquier referencia homosexual y transexual por ser considerada una “perversión”.

En todo caso, una de las escenas en que su amor queda más al “descubierto” es cuando Neptuno muere intentando salvar a Urano, y esta –casi como Romeo y Julieta– decide quitarse la vida porque “no puede vivir sin la otra”.

Mirad, y sufrid.

 

Ranma 1/2: Cuando Ranma conoce a su madre

Ranma 1/2 es de la vieja escuela po’. Y quien no vio el anime en El Club de los Tigritos con la tía Carolina presentándolo no sabe de lo que se perdió (“el amor- siempre va- sin razón…“).

Hubo un capítulo (el 160 para ser exactos), en que la madre de Ranma (personaje invitado) aparece con un misterioso propósito en el pueblo. Ahí, durante el transcurso del episodio, se cuenta las razones que llevaron a Genma custodiar a Ranma a muy temprana edad, separándolo de su madre y del hogar en que vivían.

Dentro de todo el chiste que es este capítulo, el momento emocionante llega cuando la mamá confiesa: “Tenía muchos deseos de ver a Ranma aunque sea solo un momento…“.

Especial para ver en el día de la madre.

 

Pokémon: Adiós Pikachu!

Aunque muchos digan que Ash Ketchum de Pueblo Paleta sea un mamerto, yo lo banco porque tiene buenos sentimientos. Algunos consideran que “dejar libre” a cuatro buenos pokemones es un acto como una incompetencia, pero la verdad es que parte de su crecimiento como entrenador ha sido reconocer el mejor bienestar de sus compañeros, aún cuando este no sea a su lado.

En el capítulo 39, Ash y los demás conocen una colonia gigante de Pikachus que viven en armonía en un bosque. Nuestro Pikachu se comienza a llevar muy bien con ellos y los salva de una trampa del Team Rocket, entonces, Ash decide que es momento de despedirse de su primer compañero de viaje y lo deja atrás para que él pueda ser feliz con los de su clase.

Nada hacía presagiar que Pikachu no estaba ni ahí’ con separarse de Ash y lo alcanza en el camino mientras una canción de Mario Guerrero suena de fondo (un palo para los traidores Pidgeot, Butterfree, Haunter y Primate).

 

Los Supercampeones: puro corazón

No podíamos dejar fuera de esta lista a otra de los animés más antiguos y emblemáticos de esta era. El balón es tu amigo, sí, son Los Supercampeones, esos que hicieron que muchos ñoñas y ñoñas jugáramos a la pelota aunque fuera al arco y nos eligieran de los últimos. Y si bien los sucesos emotivos eran muchos y eternos -como sus canchas- nos quedamos con: el ataque al corazón de Andy Johnson.

Paso a las finales, lluvia, pocos minutos de juego y luego de que Oliver Atom decidiera darlo todo a pesar de los problemas cardíacos del capitán del Colegio Alemán, éste anota el 4-3, y sufre un infarto. Su corazón se detiene.

Muchos pensamos que aquel delantero que era mejor que Oliver -con su salud en buen estado- y que sólo podía jugar 15 minutos se había ido para el patio de los callaos. Pero no, sigue en pie, y su sentir es de alegría por despedirse con una jugando su más grande partido y soportar los embastes de su cuerpo.

 

Saint Seiya: la ceguera de Shiryu

En la batalla contra los caballeros de plata, Shiryu toma una de las decisiones más difíciles que se tenga registro en Saint Seiya. Algol de Perseo tenía un escudo de Medusa que al igual que la bestia mítica convertía en piedra a sus enemigos que osaren a mirar su rostro. La mayoría cayó en esa trampa y la batalla parecía estar perdida, hasta que el Caballero Dragón, lejos el más masoquista del grupo (recordemos que se corta las venas para potenciar las armaduras) decide auto-cegarse para confiar en sus habilidades extra-sensoriales y derrotar al enemigo.

¿Hay algo más triste que sacrificar uno de tus sentidos por el bien mayor?. Los caballeros de acero –los seres más inútiles del universo zodiacal– solo se quedan mirando mientras el último caballero en pie hace la pega, y Shiryu sube un nivel más como un verdadero caballero de Atenea.

 

Saint Seiya: Hyoga pierde a su madre para siempre

Cuando los caballeros de bronce están recién cruzando las doce casas, Hyoga es enviado a la casa de Libra en donde tiene un frío encuentro con Camus de Acuario (ja! buen chiste ese).

Camus como no se anda con bromas, y casi como un ataque picota, lanza un rayo destructor a Siberia donde hunde para siempre el barco donde reposaban los restos de la madre de Hyoga, desligándolo para siempre de cualquier vínculo emocional con su pasado. Algo muy cruel a mi parecer, pero necesario para que el Caballero del Cisne pueda llegar al séptimo sentido.

Luego de eso Hyoga pierda ese primer encuentro, y es congelado en un bloque de hielo hasta nuevo aviso, o hasta que Shun se anime a calentarlo (epa!).

 

Sailor Moon: Darien rompe con Serena

*Esta escena se la dedicamos a nuestra editora Javi que la pidió, porque laemosionamusho.

En este momento Chibi Moon ya había aparecido en la serie, y Serena con Darien ya tenían una relación “seria”. Entonces el “Darien de futuro” interviene en los sueños del “Darien del presente” para que proteja a Rini de una posible amenaza, y por lo tanto debe terminar con ella a pesar de los profundos sentimientos que existen entre ambos. Si, es súper difícil de explicar pero como Sailor Moon se trata de romances adolescentes y crisis futuristas lunares, lo mejor es hacerse una idea de que todo ocurre por-alguna-razón.

Lo que se ve más raro, es que Darien esté tan cerca de Rini, y la trate con tanto cariño por sobre una dolida Serena que no la pesca ni en bajada desde la aparición de la más pequeña de las sailors.

Para rematar el capítulo, la protagonista llega a casa y dice: “Mamá… mamá, creo que ya no podré invitar a Darien a cenar…“. Saquen los pañuelos.

 

Dragon Ball: Cuando Goku se reencuentra con su abuelito

Dejé el más emocionante para el final.

No tiene muertes ni sacrificios, pero Dragon Ball supo exactamente como llegar a nuestros corazones cuando en medio de un torneo organizado por Uranai Baba, Goku se reencuentra con Son Gohan, su abuelito adoptivo que había muerto cuando fue aplastado por el Ozaru.

Goku, impactado comprende que el sujeto que está bajo la máscara es él, y se lanza a abrazarlo en un mar de lágrimas. Otra vez esa música de fondo que nos saca las lágrimas y nos permite ver uno de los momentos más hermosos e íntimos de Goku.

 

Hay otros momentos quizás mucho más tristes o emocionantes en los anime noventeros que yo estoy pasando por alto, pero para mí estos fueron los más nostálgicos y duros de ver.
¿Ustedes tienen alguno que quieran compartir?, ¿agregarían otro a la lista?

 

¡Comenta!