El miércoles vi “Batman vs Superman: El origen de la justicia”, en el evento organizado por Daily Gotham, y lo pasé súper bien. Ese era mi mood para este comentario, porque guste o no la película hay que procesarla. Y facebook, que es el lugar virtual donde todo converge, comenzó a mostrar las primeras, segundas, terceras y… bueno, una oleada de críticas, opiniones y ¿saben qué más? Veredictos. Y aquí me quiero detener un poco.

Luego de leer varias opiniones puedo decir que se agrupan en tres grandes grupos, y que sin embargo tienen puntos en común. Por un lado están los que la amaron, los que antes de llegar a su casa pasaron al supermercado a comprar harina para hacerle un queque a Snyder, y que lo pasaron la raja en el cine. Después están los que sintieron que “podía ser mejor”, que no les aburrió (tanto), pero que tampoco les cambió la vida. Y finalmente los que la odiaron, que se quedaron dormidos, que lloraron pero de rabia por haber esperado tres años para ver esa mugre de película. Los Metacritics, los Rotten Tomatoes, los que sintieron que les debían la escena post créditos, por último para dar una explicación a semejante chascarro.  Opiniones bien diversas para públicos aparentemente similares. Pero ¿quién tendrá la razón? TODOS.

Y ahora les explico por qué:

1.-  Las mañas de Snyder: Zack Snyder es un director con un estilo bien particular, que no a todo el mundo le gusta. Le cuesta dosificar las escenas de pelea, por muy buenas que sean, y siempre te da la impresión de que la película empieza como una hora después. Tiene una fijación extraña con los sueños, así como Tarantino la tiene por los pies, o Tim Burton con Johnny Depp.  Y esa manía de poner escenas con el viento moviendo el pasto en una especie de colina. Bueno, ese es “su sello”, así que me extraña que se sorprendan de que Snyder haya hecho una película “de Snyder”.

2.- El que mucho abarca… : Poco aprieta. Una de las cosas que más llamaban la atención de Batman vs Superman era la cantidad de personajes, arcos, cameos, participaciones especiales, guiños, diseños y cosas que ofrecía. Era algo increíble, pero totalmente inviable a ojos de la física cinematográfica. El primer tropezón se dio cuando Bárbara Gordon quedó fuera de la versión “oficial”, confirmando su aparición en la versión extendida. Y de ahí lo que les pasó a muchos: que sintieron que les faltó información, que la historia no estaba bien contada, que algunas cosas no tenían sentido. Bueno, Warner aprendió la lección y anunció universo DC hasta el 2020, para darle a cada cual su espacio. Fin del tema. Junten plata.

3.- “¡Que alguien piense en Superman!”: ¿Sabían ustedes que esta era la segunda parte de Man of Steel? ¿Se dieron cuenta de eso? Bueno, si no se dieron cuenta me parece súper raro, porque la historia –bien o mal contada –gira todo el tiempo alrededor de Superman. Yo al principio tomé esta crítica y la avalé, también dije “¡oh, es verdad! ¡Si fue puro Batman!” pero en realidad no fue tan así. Claro, había que presentar a Affleck, los ojos estaban sobre él realmente ya que Cavill ya había sido presentado. Los ojos estaban sobre Gadot, sobre Momoa, sobre Ezra Miller. Pero la película era de Superman. Y se nota.

4.- “¿Y este quién es?” : Una crítica recurrente fue la que acusa a la película de ser demasiado “específica”. Que debes haber leído ciertas cosas para entender. Me gustaría reestructurar esa frase: debes haber leído ciertas cosas para apreciar. Le pasó a mucha gente con Deadpool, que pese a reírse, no pudieron valorarla del modo en que lo hicimos los que teníamos lecturas previas. La falta de lecturas específicas no resta disfrute a la película, aunque sí es bueno saber  algunas cosas que están en los cómics. Pero no se asusten, porque esto pasa en todas las películas dirigidas a los fanáticos, donde los escritores y los directores se esmeran en darles esas señales que dicen “sabemos de lo que estamos hablando” y que algunos agradecemos.

5.- “No era como Marvel”: Y al menos yo lo agradezco. De todo corazón. Uno de los plus de esta película es que  es la carta de presentación del nuevo universo DC. Sí, la trilogía de Nolan era oscura también, pero hablamos de que con Batman vs Superman se expande el universo DC hasta llegar a los Lanterns el 2020 ¡Los Lanterns! Acá se dio el puntapié inicial a lo que será Justice League I y II, Aquaman, Wonder Woman, Cyborg, Flash… ¿Para qué quiero que sean como Marvel, si a su vez ellos también seguirán produciendo películas? Prefiero sentarme a esperar y disfrutar de lo que ambos –en su estilo –tienen para ofrecer.

6.- El que se robó la película: Aquí la opinión es prácticamente unánime. Ben Affleck y Gal Gadot se ganaron los porotos, y nos dejaron a todos con ganas de más. Ambos en su propio estilo supieron darle sello y armonía a sus personajes. A ellos se suma el rol de Lex Luthor de Jesse Eisenberg, que será la nueva cara visible de un montón de memes y fotos con frases de autoayuda, porque supo ganarse a un público en su mayoría viudos del Joker de Ledger, y también darle un aire renovado a la propuesta. Su rol puede ser discutible, pero no pasa desapercibido.

batsupi

En resumen es una película de contrastes, y –me atrevo a decirlo –no apta para todo público. Las críticas están basadas en hechos demostrables, pero teñidos de la opinión de quienes las emiten. Si quieren un consejo, véanla dos veces, aunque la primera no les guste, porque tiene mucha información que es imposible digerir a la primera, más con la ansiedad de por fin verla en el cine.

¿Otro consejo? No lean más críticas.

¡Comenta!