Muchas veces me han preguntado si recomendaría Bloodborne. La respuesta es un rotundo “Depende”, y es que esta Joya de “From Software” es un gusto adquirido, específico y exótico como la pizza con piña o el sushi de frutilla… pero bañado en mucho picante, ¡Tanto que llega a doler el alma! Metáforas alimenticias aparte, pasemos a revisar de qué trata este título y ayudarte a descubrir un nuevo favorito para tu colección o quizás evitarte el sufrimiento de morir innumerables veces.

 

Modo de Juego

From Software es la compañía detrás de la famosísima serie Dark Souls, con la cuál  prácticamente crearon un nuevo género, mezclando elementos de RPG y acción con dosis letales de dificultad. Para Bloodborne el desafío era continuar en esta senda, pero añadiendo mayor dinamismo al combate. Así es como recibimos con mucha alegría en nuestros oscuros corazones un RPG de acción, con un sistema de meleé profundo que pondrá a prueba nuestros reflejos, paciencia y tolerancia a la frustración a cada segundo – y es que literalmente no hay descanso dado que el juego no se puede pausar.

El acercamiento a los enfrentamientos es mucho más directo, ya que prácticamente no contamos con escudos y tendremos la opción de recuperar algo de energía al golpear luego de ser golpeados. Esto trae de la mano un estilo de enfrentamiento mucho más frontal y que, si bien requiere un análisis táctico del enemigo y aprendizaje, va a reforzar nuestra agresividad al contra atacar frenéticamente cada vez que osen tocarnos el abrigo. Así mismo se añadió un sistema de “Parry” que nos permitirá asestar brutales golpes si logramos detener el ataque enemigo en el momento preciso.

Si bien la variedad de armas no es impresionante, cada una es un desafío para dominar. Cada arma tiene un “truco” y se transforma en otra versión de sí misma, con diferentes ataques. La cantidad de combinaciones de movimientos y combos posibles es maravillosa.

La progresión sigue una estructura de Juego de Rol. Al destruir un enemigo absorbemos sus “Ecos de Sangre” estos se cambian por ítems o una subida de nivel, donde podremos mejorar uno de los muchos atributos de nuestro personaje. Las armas se pueden mejorar y añadir efectos especiales a través de gemas para darle un poco más de vida al sistema de combate.

 

Espíritu “Old School”

Uno de los aspectos que, en lo personal, me fascina de From Software es su espíritu Retro y es que –a pesar de ser un juego de última generación- posee elementos propios de la era de NES: En primer lugar no hay ayuda en pantalla, tú debes descubrir este mundo por ti mismo, el juego no te va a indicar en un mapa dónde debes ir a continuación, tampoco contamos con la comodidad actual del “Auto-Salvado” sino que deberemos partirnos las manos tratando de llegar al siguiente “Check Point” para asegurar nuestro progreso. La historia no te la dan servida en bandeja, debes unir cada pequeño pedacito de información que encuentres para intentar comprender qué está ocurriendo en la siniestra ciudad de Yharnam. Entre descripciones de Ítems, diálogos en un comienzo incomprensibles y un par de notas que encontrarás durante todo el juego, deberás intentar armar el intrincado Puzzle de una trama que  – sin entrar en terreno de spoilers – esconde muchísimo más que hombres lobos y turbas enardecidas con antorchas.

El juego no cuenta con distintos niveles de dificultad. Es un desafío complejo desde un comienzo, donde tu habilidad para memorizar patrones de ataque y la posición de los enemigos será fundamental. Esta mecánica tiene aires nostálgicos ya que recuerda a Megaman o Castlevania, donde un movimiento en falso podía costarte la vida.

Adicionalmente cada vez que morimos perderemos los “Ecos de Sangre” que hayamos recolectado y tendremos una sola oportunidad para recuperarlos. Si perdemos la vida en el camino a recogerlos los perderemos para siempre. Esta dinámica hace que valores la vida de tu cazador casi tanto como la tuya propia y es la responsable de varios Dual Shock estrellados contra la pared. Esto añade un elemento de terror verdadero y adrenalina pura con cada encuentro, ya que sabes que un pequeño descuido puede significar perder todo tu avance. Puedes olvidarte de mirar tu teléfono o rascar tu nariz, ya que hasta el enemigo más débil del juego puede destruirte en menos de cinco segundos si bajas tu guardia.

 

Estética y sonido

El apartado gráfico de Bloodborne es realmente increíble: una mezcla de arte gótico y una retorcida ambientación victoriana que harían temblar de miedo al mismísimo Jack el Destripador. Hermosa y oscura a la vez, la ciudad de Yharnam es un personaje con personalidad propia en esta historia. El diseño arquitectónico no tiene sentido alguno: callejones sin salida, escaleras que llevan a ninguna parte, cada rincón te deja con la inquietante sensación de que “algo anda mal con este pueblo”.

El diseño de sonido acompaña a la atmósfera de desolación y misterio. Durante la mayor parte del juego no contaremos con música de fondo, sólo podremos escuchar los incontables sonidos que recorren las calles: aullidos de bestias, pasos reptantes, respiraciones entrecortadas y un ocasional llanto de bebé [Material de pesadillas señoras y señores]. Sólo cuando nos encontremos frente a frente con un Jefazo comenzaremos a escuchar una épica tonada, que nos pondrá la carne de gallina ya que seguro nos  enfrentaremos a algo para lo que no estamos preparados.

 

 

En Resumen

Bloodborne es una historia críptica de horror, que en superficie pareciese girar alrededor de la “cacería de hombres-lobo” pero la verdad es mucho más. Y lamento no poder compartir con ustedes a cabalidad la grandiosa mitología astral, primigenia digna del mejor relato de H.P. Lovecraft que yace bajo la superficie, pero ya sería arruinarles la sorpresa [Creo que ya he dicho demasiado].

Un desafiante RPG de acción con un sistema de combate profundo y complejo que te obliga a conocer tu arma, su extensión, sus golpes y sincronizarlos de forma precisa con los ataques y distancia del enemigo. Cada enfrentamiento cuenta y tendrás que jugarte la vida para “volverte bueno”.

¡Ah Bloodborne! Hay que morir incontables veces para aprender y tener la paciencia de morir unas cuantas más para seguir aprendiendo. Si estás en busca de un desafío de proporciones épicas y quieres sentir adrenalina pura,  no puedo ser más enfático en recomendarte esta joya exclusiva de PS4. Así que ármate de paciencia, escoge tu arma y prepárate a enfrentar el horror de Yharnam buen cazador.

 

Buena semana a tod@s!!!

¡Comenta!