Si tu vida video-jugabilística comenzó con un Atari 2600 o las primeras consolas de Nintendo, comprenderás que la calidad y complejidad de la escena Gamer actual supera cualquier sueño que tuviéramos en aquel entonces: Ya tenemos realidad virtual, detección de movimiento, partidas a través de internet y una calidad en el modelado 3D que se confunde fácilmente con actores reales. Vivimos un momento excelente para disfrutar de esta forma de arte, con estudios de desarrollo comprometidos con la mejora, una industria millonaria y altamente competitiva que finalmente beneficia a los jugadores con experiencias cada vez más maravillosas.

Pero vamos con calma que no siempre fue así. En la lejana época de los 90´s, donde se tomaba “Free” en vez de “Coca-Cola” y la Pizza parecía ser un alimento perfectamente nutritivo para los niños, el mundo del Video-Juego era muy diferente. Acompáñanos en este hermoso ataque de nostalgia a recordar las penurias que debíamos sufrir para disfrutar de nuestros Juegos favoritos.

 

“Video-Juegos portátiles”

Hoy en día existe un montón de opciones para “Jugar en el camino”: Tenemos gran variedad de consolas portátiles, Juegos en el Notebook e incluso títulos bastante adictivos en el teléfono. Bueno, les cuento que antes de siquiera pensar en una consola de bolsillo teníamos los “Game and Watch” de Nintendo y los clásicos Juegos de “Casio” o “Tiger”.

El que llegaba al colegio con uno de estos se convertía en el ser más popular del curso absolutamente de la noche a la mañana [True Story!] Por supuesto el precio de estos aparatitos era bastante elevado y está demás decir que se trataba de un solo juego simple donde generalmente competíamos contra nuestro propio puntaje en un rutinario pero adictivo desafío.

Para nuestro deleite, con el tiempo comenzamos a recibir versiones cada vez más económicas, incluyendo una maravilla que prometía 99 Juegos en 1!! Este aparatito que hoy podemos encontrar, generalmente en bazares y almacenes del rubro [Por menos de lo que cuesta una porción de papas fritas] en su momento de gloria era un regalo de navidad codiciado por muchos.

Recién en 1989 Nintendo lanzó el popular “Game Boy”, con la capacidad de utilizar diferentes cartuchos y correr Juegos más complejos, generalmente versiones simplificadas en “verde y negro” de títulos de NES y SNES. Una verdadera revolución que nos hizo gastar nuestra mesada completa en pilas para mantener funcionando esa bestia consumidora de baterías.

Ahora, si nos detenemos un minuto en el tema de los móviles también observaremos tremenda evolución tecnológica. Actualmente uno puede llevarse tranquilamente “Hearthstone” o “Clash Royale” en el teléfono a donde sea o incluso bajar emuladores directamente a nuestro aparato en cuestión de minutos. Bueno, haciendo un poco de memoria podremos remontarnos a uno de los Juegos más atrapantes de todos los tiempos: “SNAKE” y no hablamos de la saga Metal Gear Solid. Este simple Jueguito fue motivo de competición y superación personal por allá a finales de los 90´s – Y es que cada quién aseguraba tener su propia técnica para obtener mayor puntaje.

 

“Salvar la Partida”

Hoy en día los desarrolladores han acostumbrado tanto al público al “Auto-Salvado” que cuando un Juego presenta una dinámica que incluya “Save-Points” como Resident Evil 7 o Dark Souls muchos quedan sorprendidos.

Mucho antes del guardado automático, antes de las Memory-Card, antes de salvar partida en el cartucho del Juego… en un tiempo primigenio donde no existía la comodidad, era común comenzar una partida de “Megaman” o “Kid Icarus” con un lápiz y papel a mano.

Si, era el tiempo de los “Pass-words” estas benditas contraseñas que podían llegar a ser larguísimas y complicadas, incluyendo letras, números, símbolos, coordenadas, mayúsculas y minúsculas. Imagínate llegar a casa luego de haber estado más de ocho horas en el colegio escribiendo dictados y fórmulas matemáticas. Uno podría pensar que el panorama perfecto sería disfrutar de una sesión de Video Juegos para alejarse del tomar notas. Pero no, había que seguir escribiendo para conservar nuestro progreso y muchas veces se veía así:

 

“Claves y Secretos”

Si por algún motivo quedas atascado en algún juego actual [Cosa que realmente no puedo imaginarme, pero bueno sigamos el ejemplo] puedes acudir al siempre confiable internet y buscar en menos de un minuto algún “Walktrough”. Aunque esto sea chocante de recordar… en algún punto de nuestra historia no existía el internet. No señoras y señores, si queríamos obtener información sobre algún Juego solo nos quedaba depender de las revistas especializadas.

Claro, había que esperar que justo a tu revista regalona se le ocurriera reseñar ese juego que estabas con ganas de comprar o que coincidentemente sacaran una sección de trucos o guía para ese título que te tenía estancado con su insana dificultad Nintendiana.

Otra fuente imprescindible de información, especialmente para conocer los movimientos especiales, Fatalities, etc. eran los Álbumes de la difunta “Salo”. Muchos recordarán por ejemplo el de Mortal Kombat o el “Super Juegos”. Aunque las ilustraciones dejaban bastante que desear, era lo más cercano a “Youtube” que teníamos en ese entonces y protagonistas fijos de los recreos.

 

Si, definitivamente la época actual es una delicia para los que disfrutamos de los Video-Juegos. Basta con recordar un poco cómo era todo antes para apreciar lo que tenemos hoy en día.

Espero haberles sacudido un par de recuerdos por ahí y cuando quieran los ayudo a recoger sus carnés.

 

Buena semana a tod@s!!!

 

 

 

¡Comenta!