En el mundo de los simuladores de fútbol, sin duda FIFA lidera las preferencias del público, convirtiéndose año tras año en un éxito de ventas. Por supuesto, como ocurre con cada nueva entrega, el público se pregunta: “¿Qué trae de nuevo? ¿Qué cambió? ¿Qué sigue igual? ¿El Rey Arturo saldrá con su último look?”. Acompáñanos a revisar qué tiene para ofrecernos la actual versión de este clásico deportivo.

Jugabilidad: ¿Cómo se viene este año?

Los que preferimos FIFA sabemos que toda la gracia se concentra en el complejo y técnico manejo de los jugadores. A diferencia de otros juegos de corte más “Arcade”, FIFA es un simulador de fútbol, por lo que nos presenta un elaborado y dinámico esquema de movimientos que sólo se puede masterizar con la práctica y una serie de cálculos mentales que involucran ángulos, trayectoria, potencia, velocidad, etc. Así que ya saben, cuándo crean que lo que aprenden en geometría y física no sirve en la vida real… recuerden que algún día ese teorema los puede ayudar a anotar el “gol del desempate”.

¿Qué trae de bonito la entrega de este año? Lo primero que destaca es la velocidad de respuesta a los movimientos, entregando una Jugabilidad mucho más fluida y que, con la experiencia necesaria, nos puede llevar a ejecutar jugadas espectaculares. “Pasarse” a los defensas será mucho más fácil en esta entrega ya que el dominio del balón está mucho más trabajado. Además los centros serán más peligrosos, con trayectorias más bajas y mayor curva; los pases filtrados serán más efectivos y los tiros difíciles más intuitivos. Todo esto favorecerá una dinámica de juego más agresiva y mayores oportunidades de tirar a la portería contraria.  En otras palabras te las podrás dar de “Oliver Atom” con mayor frecuencia.

La inteligencia de la CPU también ha mejorado bastante. Se pueden apreciar estilos marcados de juego en los distintos equipos. Por ejemplo hay equipos que optan por una estrategia más centrada en la posesión del balón y toques (Como el Barcelona) mientras que otros se la pasan metiendo presión o jugándosela por los contra-ataques. Esto aporta al realismo del juego off-line, evitando que se vuelva monótono.

Un detallito, pero que hace el juego más fluido, es la posibilidad de realizar sustituciones automáticamente, sin tener que “darse la lata” de surfear en el menú de pausa. El mismo juego sugerirá cambios si la pelota está en movimiento o bien podrás configurar opciones antes de iniciar. Con esto se termina la “Vieja técnica” de pausar para cortarle la inspiración a nuestro rival.

Otro punto a destacar es la atención al detalle en el diseño de los estadios. Se sentirá la diferencia entre una locación y otra, gracias a un nuevo sistema de iluminación, personalización de banderas y pancartas en el público, mayor variedad de movimientos de los espectadores en las gradas y por supuesto los gritos y cantos de la hinchada.

The Journey: Nace una Estrella.

En FIFA 17 conocimos a Alex Hunter un “pibito” que cumplió el sueño de ser descubierto y comenzó su camino hacia el fútbol profesional. Este “modo historia” agregó un soplo de aire a una fórmula que, a pesar de estar bien trabajada, se hace difícil de mantener fresca, especialmente al increíble ritmo de una entrega por año.

Esta vez continuaremos con la aventura del señor Hunter, en un viaje de seis capítulos cargados de talento, fama y emoción. La calidad gráfica de este apartado es bastante superior a su predecesor y fácilmente una de las mejores de la generación actual, lo que aporta una cuota importante de realismo.

Algo nuevo: en el más puro estilo GTA, podremos personalizar a nuestro Alex, con cortes de pelo “shuper locos”, tatuajes, etc. Un detalle simpático que ayuda a encariñarnos más con nuestro personaje.

Sin embargo la profundidad con la que se trata la historia y el peso de las decisiones que debemos ir tomando podría mejorarse. Entendemos que no es un “RPG de fútbol”, pero ayudaría bastante a la inmersión que nuestras elecciones tuvieran más impacto en cómo se va desenvolviendo la trama.

Sumando y restando, esta modalidad ayuda a  extender la vida útil del título, más allá de los amistosos y copas, especialmente si no juegas on-line o tus amigos ya no quieren jugar contigo porque eres demasiado bueno (dicen que pasa… ¿O no?)

FIFA Ultimate Team: Vicio dentro del vicio.

Si bien el complemento “The Journey” es un agregado simpático, el “Ultimate Team” son palabras mayores y casi un juego en sí mismo. Estamos ante un simulador de “Management futbolero” muy, pero muy bien logrado.

Si el objetivo del Ultimate Team era tenernos completamente enganchados, gastándonos el cupo de la tarjeta de crédito y prendiéndole velitas a nuestro santo de devoción con la esperanza que en un sobre saliera Ronaldo… bueno, creo que lo lograron – y es que FUT mezcla la pasión por el fútbol con la adicción que generan los juegos de cartas coleccionables como “Hearthstone”.

Como novedad tendremos la posibilidad de jugar con los “Icons” jugadores mega-ultra potentes, como Ronaldo Nazário. Maradona, Pelé, Ronaldinho.

En Resumen:

FIFA 18 se ve y se juega mucho mejor que su predecesor. Se han refinado varios detallitos que en la suma final aportan a la sensación de realismo del juego. Además de la adictiva competitividad que genera el multi-jugador online, tendremos como complemento la historia “The journey” y el “FIFA Ultimate Team” para los que buscan participar desde la vereda más táctica del management.

¡Comenta!