La semana pasada se estrenó Fragmentado en las salas locales, la última película de M. Night Shyamalan, la vimos (dos veces a la fecha), aplaudimos, y era necesario escribir algo sobre ella, no una crítica, sino una columna o texto híbrido de opinión sobre lo que representa para toda la escena nerd que domina el mundo (sí, lo logramos). Así que damos el aviso: esto se viene con spoilers y muchos.

Reiterando que hay spoilers –y abominables- más abajo, desde ya detallamos que este texto será sumamente personal y de fan, por lo que nos tomaremos licencias en redacción e ímpetu. Habiendo dicho esto…los juimos.

¿Qué onda Fragmentado?

Bueno, primero hay que decir que el vapuleado director de Sexto Sentido vuelve con todo. Atrás quedan bochornosos experimentos como After Earth o The Happening, esto es potente y muy bien hecho; no perfecto, pero en vías. Rapidito: cuenta sobre los sucesos tras el secuestro de tres adolescentes en manos de Kevin, un tipo que tiene 23 personalidades, todas actuadas magistralmente por James McAvoy (en serio, el loco aquí está para Oscar y más). Y de la relación y posible escape particularmente de Casey (Anya Taylor-Joy; quién ya brilló con The VVitch) contra los roles que dominan el cuerpo de Kevin. Descubriendo además una posible personalidad 24 denominada “La Bestia”.

(Aquí parten los spoilers)

¿Pero por qué FRAGMENTADO es la película que todo nerd debe ver?

Año 2000 y el director indio nos presenta su segunda gran película: El Protegido, suena la lluvia y cae un rayo en estos momentos al mencionarla. Cinta que para las y los entendidos del mundo del cómic puede ser por lejos LA MÁS REPRESENTATIVA Y MEJOR PELÍCULA DE SUPERHÓERES hasta ahora hecha. Así de cuático y letal. Te preguntarás “Ya, sí, eees buena, pero no sé si tanto”; entonces debes volver a verla, y con otros ojos; porque esta historia que nos presenta a Bruce Willis en el rol del irrompible y sobrenatural David Dunn versus el psicópata y quebradizo Elijah Price o “El señor vidrio” (Samuel L. “Fucking” Jackson) es en guión y puesta en escena una alabanza a la creación, senda y figura del justiciero y su némesis, ¡pero ojo! desde un drama sumamente real y palpable. Con personajes naturales e incógnitos. Logan es increíble, pero El Protegido lo hizo antes.

Pero, ¿¡qué diantres tiene que ver El Protegido con Fragmentado?!?…silencio, respiro, disparo: están conectadas (súper spoiler). No sólo porque al final de la película, cuando Kevin (James McAvoy) se manda el monólogo frente al espejo de seguir potenciando a su “bestia” y escuchamos de fondo, literalmente, la melodía central de El Protegido (a cargo de James Newton Howard). Sino porque segundos después aparece frente a nuestros ojos David Dunn (Bruce Willis) más viejo y con más cara de preocupado que nunca recordándole a una mujer en un restorán que algo similar había pasado con un tal…Señor Vidrio. ¡B r í g i d o!.

Para las fanáticas y fanáticos de El Protegido esto fue lo más cercano a la aparición de Spiderman en Capitán América: Civil War o a la escena del pendrive con toda la Liga de la Justicia en Batman vs Superman; así tal cual es como nos sentimos, poniéndonos los pelos de punta y esbozando una sonrisa al estar en la butaca. En lo personal, El Protegido es mi película favorita nerd, es tan intensa y humana que todo lo que salga sobre ella es un orgasmo cinéfilo ñoño.

Los otros guiños de El Protegido en Fragmentado:

  1. El gran discurso de “La Bestia” (McAvoy) habla de que en los “quebrados” está la salvación y la evolución de la humanidad. ¿Hay alguien más “quebrado” que el Señor Vidrio? No lo creo. Hipótesis de una futura película: la conexión del Señor Vidrio con “La Bestia”. Dos archienemigos para el buen y más avejentado Dunn; un Joker y Bane de una; la inteligencia psicótica y la fuerza incontrolable. Guau.
  2. Sabemos por la doctora Fletcher que el padre de Barry (McAvoy) se fue en un tren y que Dennis (McAvoy, de nuevo) cuando se transforma en “La Bestia” lo hace en el interior de un tren, que es lisa y llanamente donde el mundo descubre a David Dunn años antes, cuando producto de un magno accidente (elucubrado por el Señor Vidrio, spoiler) el personaje de Willis es el único sobreviviente. Es decir: ¿es posible que los poderes sobrenaturales de Kevin y David surgieran por la mente siniestra y maestra de Elijah? ¿El papá de Barry iba en el mismo tren de Dunn? Oh, sí.
  3. Ya en cosas más estéticas y de estilo, aparte de la melodía que aparece al final, hay escenas iguales entre una cinta y otra: como cuando Dennis carga a la Doctora Fletcher, como levitando, igual como lo hace David a su esposa en el film del 2000. O cuando Dunn descubre su poder de “ver los pensamientos” de las personas al tocarlas, lo hace en una terminal, la misma locación donde Dennis compra las flores para recibir a su “bestia”.

¿Y eso qué?

Que estamos en presencia de un nuevo universo cinematográfico de superhéroes y villanos. ¡No cualquiera!, uno de M. Night Shyamalan, que igual como sus grandes películas (Sexto Sentido, El Protegido, Señales) sudan de misterio, angustia, la cosa sobrenatural, escenas preciosas y giros de guión. O sea que no contentos con Marvel y DC, ahora están los “encapuchados” de Shyamalan, y eso queridas y queridos, es más que notable. Porque son reales, viscerales, crepusculares y de la calle, de pura guata y atormentados. Con poco humor, mucho trabajo narrativo y nada de pirotecnia. Amén.

Por último, sobre Fragmentado…

Una película exclusivamente para las y los que siguen el cine de Shyamalan. Repleta de lecturas en temáticas religiosas y existenciales, configurando la idea de la evolución de la humanidad desde aquellos que han sufrido el dolor y el horror. Con reminiscencias a El Silencio de los Inocentes, No respires y estéticamente a otras cintas del moreno director como La Aldea y Sexto Sentido. Con un McAvoy fuera de serie y con una cinematografía preciosa en fotografía y manejo de las tensiones, en la cual conocemos los “fragmentos” de este ser, a través de guiños, diálogos y citas dispersas. Todo un ejercicio de construcción y análisis.

 

Y sobre El Protegido

Véala o dele una segunda oportunidad. Ahora, si su costumbre va por las películas de superhéroes con harto humor y acción, mejor déjela pasar. Pero si tu apuesta es por los dramas de misterio y con tintes sobrenaturales, esta es su carta. Puro texto y emoción, homenajeando la esencia de los cómics y con frases de El Señor Vidrio dignas de epitafio.

¡Comenta!