Life is Strange es un título divisorio en cuánto a la opinión de los gamers. Una de esas piezas de arte que, o te enamoran y se ganan un lugarcito en tu corazón para siempre o bien no logran conectar contigo y hacen que te arrepientas de haber gastado tu dinero.

Si aún no lo has jugado y estás en sintonía con esta propuesta te podrías estar perdiendo una de las aventuras emocionalmente más atrapantes de tu vida. Por otra parte, si estás pensando en darle una oportunidad y luego de leer este análisis te suena a qué “no es lo tuyo” te podrás ahorrar una decepción.

Entonces ¿Por qué estas opiniones tan polarizadas? Vamos a analizar más a fondo lo que tiene para entregar este título.

Life is Strange es una aventura gráfica en formato episódico, donde controlamos a Maxine Caulfield, una estudiante de primer año de fotografía en una escuela privada y la relación con su mejor amiga de infancia Chloe Price. Max, para los amigos, accidentalmente descubre que tiene el poder de rebobinar el tiempo. Como en toda historia cuya premisa gira alrededor de los viajes temporales, descubriremos que todas nuestras acciones tendrán consecuencias inesperadas en el pasado, presente y futuro de nuestra protagonista, familia y la comunidad que la rodea. Ya lo sabe Marty McFly ¿no?. Así, Max utilizará sus poderes para intentar resolver la misteriosa desaparición de una joven estudiante y proteger a su amiga Chloe.

Si bien la premisa parece “digerible” para un público amplio, teniendo en cuenta el éxito de películas como Efecto Mariposa (film del cual Life is Strange toma muchos elementos) El tono “Juvenil y Femenino” del juego puede hacer difícil para ciertos sectores del público más conservador o clásico, una identificación quizás no satisfactoria con el personaje principal y los nudos que se desarrollan en la historia. Y si bien estamos en el siglo XXI (osea!) y la era millenial, igual hay este tipo de perfiles de jugadores que prefieren puros machos alfa en la pantalla. Esto es sentimiento, emoción y delicadeza, y se aplaude.

Aventuras con corazón

Centrado en una protagonista en su post-adolescencia, las temáticas se organizan en torno a la relación con su mejor amiga de infancia, la búsqueda de identidad en esta nueva etapa del ciclo vital, como es el ingreso a la educación superior, donde ya no estás en el colegio pero aún estás en transición hacia la adultez, la vida profesional, la independencia de tus padres y por sobre todo el descubrir que toda acción tiene una reacción, incluso si puedes volver el tiempo atrás e intentar cambiar tus decisiones, deberás vivir con las consecuencias.

Todas estas revelaciones filosóficas por supuesto vienen envueltas en un guion lleno de elementos “hípsters” propios de la generación del milenio: Selfies, Spotify, Instagram, los peligros de la sobre exposición a los medios de comunicación y redes sociales, uso recreativo de drogas, etc.

Pero no se dejen llevar por esta única dimensión de la trama. No es un drama juvenil liviano. Gran parte de la historia se centra en nuestra protagonista tratando de resolver un misterio que desemboca en una temática bastante cruda. Sin ánimo de “spoilear” solo adelantaré que esta investigación devela el lado más oscuro de la academia privada Blackwell y la corrupción que azota al pueblo de  Arcadia Bay de la mano de una poderosa familia y sus influencias políticas y sociales. La trama va desarrollándose a un ritmo adecuado donde el tono de los acontecimientos se vuelve cada vez más oscuro, en sintonía con la transformación psicológica del personaje principal quién se ve obligada a madurar y forjar carácter en esta semana de extraños acontecimientos. Esta evolución está bien lograda y se siente natural conforme avanzamos a través de los episodios del juego.

Vivan los escenarios hipsters

El arte, si bien no llega a ser minimalista, se mantiene bastante simple. La estética se acerca a un cómic independiente, con un sabor “Alternativo e Indie”,  no busca ser “realista” como por ejemplo Until Dawn que cuenta con la participación de actores digitalizados.

En mi opinión el aspecto gráfico podría estar un poco más cuidado y prolijo, sin dejar de lado su propio estilo. Este sin duda puede ser uno de los aspectos que desilusionen a los más fanáticos del apartado gráfico en una aventura.

La música es una de las dimensiones más destacables de este viaje. Guitarras acústicas, bandas “Indie” y “Emo” acompañan los intensos momentos emocionales que marcan esta entrega. La música ambiente y las pistas escogidas logran capturar la angustia, nostalgia, desesperación y resignación que caracterizan a esta etapa de la vida.

La actuación de voz es correcta, lo que hace más creíbles a los personajes, especialmente en los momentos de alta tensión emocional.

¿Y su jugabilidad?

El juego transcurre en tercera persona, con un formato de “Point and Click” donde podremos interactuar con distintos objetos y personajes. Nuestra principal participación será a través de elecciones de diálogo y resolver simples puzzles y situaciones con nuestros poderes de manipulación temporal. Los escenarios son más bien cerrados y el orden en que  transcurre la acción es bastante restrictivo.

Un elemento a destacar es la posibilidad de retroceder el tiempo para elegir diferentes opciones de diálogo y acciones. Esto lo hace un juego de toma de decisiones único ya que puedes “arrepentirte” de ciertas acciones o tomar caminos diferentes para ver qué consecuencias tienen.

Entonces, en qué quedamos…

Si te gustan las aventuras gráficas, las relaciones humanas, una historia cargada de emociones, los viajes en el tiempo. Esta es tu carta.

Si prefieres gráficas alucinantes, jugabilidad libre, acción trepidante. Mejor pasa, esta vez.

Y es que Life is Strange es una aventura gráfica con altas dosis de emocionalidad. Si bien contiene elementos de ciencia ficción como el viaje en el tiempo, la trama se mantiene con los pies sobre la tierra y anclada en lo humano y relacional. La historia es vista a través de los ojos de una joven Max Caulfield de 18 años, por lo que el juego estará teñido de elementos juveniles y los conflictos emocionales de la adolescencia tardía.

Si crees que puedes identificarte con esta protagonista, retraída, noble, un poco “geek” pero que no se esfuerza en serlo, te encontrarás con una aventura conmovedora e intensa.

Si sientes lejano el mundo de primer año de universidad y la relación entre dos amigas no te parece una temática interesante, te recomendamos mantenerte alejado.

¡Comenta!