La segunda temporada de Shingeki no Kyojin (Attack on Titan en inglés, o Ataque a los Titanes en español) es uno de los estrenos más esperados del último tiempo -considerando que su segunda temporada tardó cuatro años en salir a la luz -y está dando mucho de qué hablar. Y si bien nos encontramos a mitad de camino (si es que efectivamente llegase a durar 12 episodios), nos preguntamos ¿qué impresión nos está dejando hasta el momento?

Spoiler Voluntario

Sin duda, el análisis de esta temporada se puede hacer desde dos perspectivas. Primero, la de quienes prefirieron esperar a que el Estudio Wit (a cargo de la adaptación de la serie desde su inicio), continuase con la animación de la obra de Hajime Isayama, y por lo tanto, optaron por no “auto-spoilearse”; y por otro lado, tenemos quienes no pudieron con su ansiedad, y consultaron el manga previamente, por lo que ya tienen conocimiento de cómo continúa la historia, tanto en este arco, como los que siguen.

Entonces hablaremos desde la perspectiva de quienes nunca leyeron la historia escrita de Isayama, ya que incluir además un análisis tomando en cuenta el manga, da para otro artículo completo (lo que no quiere decir que no se compartirán dichas impresiones muy pronto en Nerdix.cl) .

Entonces, ¡comencemos!

¿Qué ha Pasado hasta el Momento?

Me parece que no se puede partir sin darle crédito a los nuevos personajes que han aparecido, entre los que destacan sin duda el Titán Bestia, que apareció desde el primer capítulo de esta temporada no sólo como un titán imponente y diferente físicamente de los otros, sino que también además como uno que tiene la capacidad de hablar, y ser plenamente consciente de todo sus actos (a diferencia de todos los otros titanes comunes y corrientes que demuestran actuar sólo por una especie de instinto que los guía a comer personas).

A esto se le suman las revelaciones que se han hecho hasta el momento, entre las que destacan el descubrimiento (SPOILER si no has visto desde el capítulo 29 en adelante) que Ymir, la compañera de Christa (de quien por cierto, ¡además descubrimos que no se llamaba así!) también tenía la capacidad de convertirse en un titán. Y ¡cómo no!, la revelación que probablemente todo el mundo se encontraba esperando prácticamente desde el inicio de la serie… la confesión de quiénes son el Titán Acorazado y el Titán Colosal, los mismos que destruyeron el muro María hace 5 años atrás, y provocaron una ola de muertes que dio comienzo al desarrollo de la historia.

Ahora bien, en un animé -así como en cualquier serie -no sólo es importante la historia, sino que también es tremendamente relevante el cómo nos la cuentan. Dicho esto, vale destacar el profesional trabajo que ha hecho el Estudio Wit, con una animación que roza la perfección con cada detalle, y una banda sonora que sabe darle a cada escena la intensidad y dramatismo que requieren. A esto se le suma que en esta temporada el estudio decidió añadir CGI, con ciertas imágenes en 3D, para dar una sensación de mayor dimensión a algunos personajes, sobre todo del titán Colosal.

Entonces, ¿Qué nos ha dado la segunda temporada de Shingeki no Kyojin hasta el momento? La continuación de la historia que nos quedó pendiente con el término de la primera temporada, trayéndonos atractivos nuevos personajes, y algunas respuestas que se encontraban pendientes desde el inicio de la serie, acompañados de una gran animación y banda sonora.

¿Es una buena continuación de la historia? Cada uno debe evaluarlo, ya que como sabemos, “en gustos no hay nada escritos”. No obstante a opinión personal, me parece que es un excelente trabajo que tiene argumentos de sobra para estar a la altura de su primera temporada, y volverse además una serie muy disfrutable para cualquier espectador.

¡Comenta!