Resident Evil Code Verónica: El favorito de @Ale

@Ale, columnista en Nerdix, se confiesa fanático de Resident Evil y esta es su entrega preferida:

“Siento que Raccoon City es mi lugar en el mundo y me llama todos los días. Jugaría la saga completa una y otra y otra vez. Si tuviera que escoger uno para el resto de mi vida, sería Code Verónica X. Me encanta la dupla Redfield: Además de ser mis personajes favoritos, me gusta el amor de hermanos que demuestran, como el que yo tengo con los míos. Además tiene una banda sonora increíble y batallas épicas”.

Desarrollado por Capcom, se estrenó en 2000 para la Sega Dreamcast, luego en 2001 para PlayStation 2 y finalmente en 2003 para Game Cube. Dando el salto a la sexta generación de consolas.

Era la época dorada de Resident Evil, quién se había coronado como sinónimo indiscutible de Survival Horror. Luego de la agradable estancia en una mansión plagada de zombies, un apacible recorrido por los barrios de Raccoon City y una noche de jugar a la “pillada” con Némesis, esta nueva aventura nos transportaba a la paradisiaca “Rockford Island” y seguía el tour con una visita a la Antártida [Literalmente el último lugar en el planeta en el que imaginarias tener que luchar con una infección bio-orgánica].

Controlamos alternadamente a Claire Redfield y Steve Burnside [El jovencito de la película]. Eventualmente podremos jugar también con nuestro viejo amigo Chris Redfield [Quién no puede tener un nombre más cool, solo superado por Max Powers o Trent Steel].

La historia comienza con Claire, quién busca a su desaparecido hermano Chris, infiltrándose en la base de Umbrella en París. Tras ser capturada es encerrada en la prisión de Rockford Island, sin embargo… ¡sorpresa! Adivinen quién no estaba muerto… [A esta altura ya es muy difícil que pueda ser spoiler para alguien] Albert Wesker, se ha unido a la compañía rival de Umbrella y ataca la isla infectando a todos con el famoso T-Virus. De acá en adelante como podrán imaginar todo se va a pique, entre los infectados, mutaciones y el hecho de estar atrapados en una isla.

 

El juego explora en profundidad la historia de “Umbrella”, que hasta entonces solo aparecía como la ambiciosa corporación maligna de turno. Se revela el pasado de una de las familias fundadoras, los Ashford, quienes nos regalarán un dramón psicótico digno de Hitchcock.

Con todos los remakes de Resident Evil que están apareciendo en PS4 y XBOX ONE, sería genial contar con esta joyita en HD. Esperemos que Capcom piense igual que nosotros y nos haga ese regalo en un futuro cercano.

 

Half-Life: el recurrente de @PlayRagnarPlay

@PlayRagnarPlay, del programa GAME HUNTERS en Nerdix, nos cuenta que elegir un único juego se hace difícil ya que, igual como pasa con la música, depende mucho del estado de ánimo y la etapa en la que  nos encontremos [Eso lo sabemos muy bien los que ponemos Cannibal Corpse para hacer el aseo].

“Hay juegos nostálgicos que uno se sabe casi de memoria,  como el primer Doom, el Age of Empires, Pókemon, Metal Gear o la saga Batman Arkham. Son buenos recuerdos, sin embargo el que me hace volver siempre es el padre de todos los títulos que amo actualmente: Half-Life. En su momento me voló la cabeza con su historia, sus mecánicas y gráficos. Sin dudarlo podría volver a jugarlo o esperaría [ilusamente] la tercera parte”

El año era 1998 y Valve Corporation nos sorprendía con su primer Video Juego: Half-Life, un Shooter de ciencia ficción que vendría a convertirse en sinónimo de innovación y que sentaría los estándares de calidad para el futuro de la industria en general [Hablando de “darle el palo al gato” al  primer intento]. Half-Life revolucionó el mundillo de los disparos por varias razones:

En primer lugar se presentó un argumento sólido, mucho mejor construido que varias películas de Ciencia Ficción que han llegado al cine. La historia giraba alrededor de Gordon Freeman un científico del Centro de Investigación Black Mesa, una especie de Área 51 subterránea y gigantesca, mega ultra secreta del gobierno gringo. Lo que debió ser un día normal, de experimentos, tomar apuntes e ir a la máquina de café, se convierte en una pesadilla cuando por accidente se abre un agujero inter-dimensional. A Gordon no le esperaba una experiencia de portales divertidos a lo “Rick y Morty” sino que tendría que batallar contra una raza alienígena que había atravesado a nuestro mundo. Como si esto fuera poco, el Gobierno envió a sus “Hombres de Negro” para encubrir el accidente y silenciar a los sobrevivientes [Con silenciar me refiero al clásico Pum! Pum! Pum! En la cabeza].

En cuanto a la jugabilidad vino a complejizar las dinámicas a las que estábamos acostumbrados en un First Person Shooter. No se trataba solo de disparar “a lo loco”, encontrar botiquines y buscar las llavecitas de colores para pasar al siguiente nivel. En Half-Life el enfrentamiento era táctico: cada enemigo tenía habilidades diferentes y peligrosas [Con una que  I.A. andaba bastante bien]. La supervivencia era un desafío y exigía familiarizarnos con una gran cantidad de armas y aprender a utilizarlas de la mejor manera. Como si esto fuera poco nos encontrábamos con obstáculos tipo “Puzzle” que hacían trabajar nuestras neuronas.

Con el tiempo obtuvo varios DLC y, quizás lo más célebre: MODS que lo trascendieron como Counter Strike y Team Fortress Classic, convirtiéndose prácticamente en Juegos independientes. En 2004 se lanzó la exitosa secuela Half-Life 2. Fans a lo largo del globo llevan más de diez años esperando una tercera parte que, tristemente, parece no se concretará jamás.

 

 

Súper Metroid: El elegido de @Miya

Nos pusimos Retro: Encendamos el capacitador de flujo y viajemos a los 90´s, una época donde el sueño de todos era tener la SNES en casa [y las figuras articuladas de las Tortugas Ninja por supuesto]. Conversamos con @Miya, columnista de Nerdix y fanático del mítico Súper Metroid.

“Creo que podría jugar y terminar el Súper Metroid mil veces sin aburrirme. Es un juego muy complejo en cuanto a jugabilidad y diseño. Como título de plataformas y acción tiene una mini-trama bastante interesante sobre Caza Recompensas y Piratas Espaciales. Me gusta el sinfín de secretos que hay por descubrir, las habilidades que se pueden ir obteniendo, los viajes a través de distintos sitios en el planeta, los combates épicos con los Jefes finales y por supuesto Samus”.

Siguiendo el éxito de la primera entrega de la saga Metroid (NES, 1987) y el quizás más discreto Metroid 2 (Game Boy, 1992), Nintendo decidió trasladar el fenómeno a su siguiente generación de consolas: Súper Metroid fue lanzado en 1994 para la SNES. En su desarrollo trabajó el equipo más antiguo de la compañía: “Nintendo Research and Development 1” [Responsables de clásicos como Súper Mario Bros y Donkey Kong]. Además contaron con la ayuda de “Intelligent Systems” en la programación, quienes habían participado también en el primer juego.

El final del Metroid original nos había dejado tremendo “Cliffhanger” al mostrarnos que Samus era una mujer que ocultaba una reluciente cabellera bajo ese casco. Claro, hoy en día no sorprende tener una protagonista fuerte e independiente, como Lara Croft o Aloy. Sin embargo para esos años los personajes femeninos no pasaban de tener roles pasivos y poco empoderados, como ser princesas secuestradas o damiselas en peligro. Este giro dejó a varios con la boca abierta frente a sus televisores y sin duda pavimentó el camino para las futuras heroínas del Video Juego. Para el deleite de los fanáticos el regreso de la franquicia, en forma de cartucho de 16 bits, fue magistral. Súper Metroid logró superar a sus predecesores a la vez que supo respetar la esencia de las dinámicas y diseño de juego que lo hicieron famoso en primer lugar.

La historia transcurre principalmente en el planeta “Zebes” donde tendremos que enfrentar a Ridley, el líder de un grupo de Piratas Espaciales que ha robado una Larva de Metroid, por supuesto que con fines malévolos [Son Piratas ¿Qué esperaban?]. Controlamos a Samus Aran, una Caza Recompensas Espacial que pondrá fin a esta sospechosa operación derrotando a los jefazos de su organización. Zebes es un gran mapa, con áreas interconectadas por puertas y elevadores que iremos desbloqueando a medida que progresamos en el juego, mismo diseño utilizado en la saga Castlevania de Konami, incentivando la exploración y familiarización con un entorno que terminaremos por conocer casi de memoria.

La acción es bastante fluida, pudiendo disparar en ocho direcciones, movernos a través del escenario saltando, trepando paredes  y hasta haciendo el pasito “Moon Walk” de Michael Jackson [No es broma, así se llama en el juego]. Además obtendremos diferentes “Power Ups” para poner a tono nuestro traje y mejorar nuestro armamento.

Un Juego entretenidísimo de esos que sólo Nintendo sabe hacer. Hay un goce oculto en dominar la curva de aprendizaje y moverse con seguridad por el entorno vaporizando cuanto enemigo ose atravesarse en nuestro camino. Totalmente disfrutable incluso para los estándares de hoy en día, a pesar de tener 23 añitos de edad se mantiene bastante bien.

 

 

Pokémon Zafiro: el preferido de @Mapache

Los “monstruos de bolsillo” son un verdadero fenómeno que ha traspasado la pantalla del Video-Juego. Con varias entregas para diferentes consolas y móviles, series animadas, adaptaciones a la pantalla grande, un sólido juego de cartas coleccionables e incontables etcéteras a su haber, Pokémon es parte de la Cultura Pop y una franquicia que se mantiene fresca después de más de 20 años.

@Mapache, del programa GAME HUNTERS en Nerdix, nos cuenta sobre su amor por los “puchamones fantasma” y su juego favorito de la saga: La edición Zafiro.

“Debo decir que no fui un niño de muchos amigos, pero siempre me sentí en una zona segura con el mundo Pokémon. Me sabía [Y hasta ahora] las canciones, jugaba con las cartas y ordenaba sagradamente las figuras de mi repisa. Incluso aprendí a dibujar intentando darle vida a mis propias criaturas. Es por esto que con cada nuevo lanzamiento, una región o incluso una nueva evolución, me siento como piñata de cumpleaños ¡Explotando de felicidad! Disfruto la franquicia como si acabara de ver el primer capítulo de la serie o como cuando descubrí que podía emular los juegos en el computador de mi casa”.

De la mano de Game Freak en 1996, llegaban las primeras entregas para la tercera generación de la saga: Edición Zafiro y Edición Rubí. La Game Boy Advanced nos sorprendió con gráficos que dejaban muy por detrás a las entradas anteriores y la nueva región de Hoenn presentando 130 nuevos Pokémon. Una de las novedades eran las batallas dobles, donde cada entrenador elegía a dos miembros de su equipo para luchar simultáneamente. También se introdujeron los concursos Pokémon.

El éxito de la saga probablemente se encuentre en la mezcla de dos elementos que a los jugadores nos encantan: El coleccionismo y las batallas. ¿Quién no juntó hojas de árboles, conchitas de mar o autitos cuando pequeño? El placer de atrapar un nuevo Pokémon y sumarlo a nuestra colección es indescriptible. Sumémosle  elementos de RPG, la posibilidad de subir de nivel al equipo a través de un sistema de combate por turnos, el aprendizaje de nuevas habilidades, las batallas de gimnasio y obtenemos una fórmula que a esta altura es un clásico y que no termina de agotarse.

 

¿Es alguno de estos títulos uno de tus favoritos también? Cuéntanos en los comentarios cuál es el juego que más veces has terminado y vuelto a empezar y no olvides compartir esta columna si te gustó lo que leíste.

¡BUENA SEMANA A TOD@S!

¡Comenta!