Yuri Katsuki es un patinador olímpico que está pasando por una muy mala racha. Agobiado y con muy malos puntajes, comienza a barajar seriamente su permanencia en el deporte, cuando por un video filtrado es descubierto por el patinador estrella Victor Nikiforov, un ruso reconocido mundialmente por su historial de triunfos (y la inspiración de Yuri desde su infancia), que decide entrenarlo y con ello volver a llevarlo a la final de un Grand Prix y a la gloria (y al amor).

Hasta ahí no hay mucha novedad en Yuri on Ice. Un argumento sencillo, y por supuesto la relación entre Yuri y Victor se vuelve uno de los puntos fuertes de la trama, entonces ¿por qué la queremos tanto?

1.- Tiene un Dream Team:

En los aspectos técnicos Yuri on Ice tiene todas las de ganar. El primer enganche es sin duda su maravillosa animación a cargo de MAPPA (Zankyo no Terror, Hajime no Ippo: Rising –co producido con Madhouse). La serie, dirigida por Sayo Yamamoto y escrita por Mitsuro Kubo, cuenta con los diseños de personajes del gran Tadashi Hiramatsu (les explico: el tipo estuvo en el departamento de animación de Haru en el reino de los gatos, Kare Kano, y animó episodios de FLCL y Evangelion. Eso nomás les digo), la música de la serie corre por cuenta de Taro Umebayashi y Taku Matsushiba, el tema de apertura es “History Maker” de Dean Fujioka, y el ending es “You Only Live Once” de Wataru Hatano (conocido actor de voz japonés).

2.- Hablan los expertos:

Otro tema destacable en la serie es el cuidado con el que está desarrollada. Las coreografías usadas por los patinadores han sido creadas por el ex patinador artístico Kenji Miyamoto, y de verdad se agradece la mano de un verdadero conocedor del tema. Pero no sólo los patinadores se sienten identificados con las idas y venidas de Yuri y Victor, sino también todos quienes han (hemos) practicado algún deporte de competición. Los requisitos para clasificar, los tecnicismos, la manera de perder y recuperar puntaje, uno de verdad no se da ni cuenta y se está comiendo las uñas esperando que a Yuri le resulten los saltos, contento de que los patinadores superen sus marcas personales (la tele nos educa) y ansiosos de ver esa increíble final.

3.- Sabe usar las redes sociales: 

Pichit Chulanont, el patinador Tailandés, es también uno de los personajes más queridos de la serie. Amigo de Yuri desde su estadía en Detroit, Pichit simboliza no sólo a ese amigo buena onda y muy dulce, sino a ese millennial que todos llevamos dentro. El cabro es el terror del instagram, y es muy entretenido ver cómo la aplicación se vuelve algo así como un personaje más.

4.- Personajes atractivos y entrañables

Sobre el mismo punto, la serie no podría sostenerse, ni tener el éxito que tiene si sólo supiéramos de dos personajes. El universo de Yuri on Ice tiene a varios elementos interesantes, pero clichés. Sin embargo es en la pista de patinaje donde salen a relucir sus reflexiones más profundas, lo bueno y lo malo que les pasa, donde sucumben ante la presión y aceptan nuevos desafíos. Cada coreografía es una declaración de principios, de ellos hacia sus fanáticos, sus países o hacia sí mismos. Cada vez que salen a patinar nos muestran un poquito de su historia, y nos encantan con eso.

5.- Fangirlismo.

No nos hagamos los tontos tampoco, si alguna vez les gustó el anime y vieron una que otra serie, es normal que todos los protagonistas sean súper minos y que al menos uno pase piola como mina (como Yurio). El tema es que las relaciones entre los personajes han desatado una ola de fanatismo entre hombres y mujeres que resulta habitual en estas series, pero difícil de explicar. Sin escenas demasiado sugerentes (pero que de todos modos las hay), se las ingenia para jugar durante 12 capítulos con el amor en todas sus variantes, inspirando muchas teorías. De hecho el capítulo 11 dio a los fanáticos mucho en qué pensar, ya que al momento de escoger un amuleto, Yuri insinúa una -esperada -unión civil.

En lo personal me parece una serie digna de ver, con momentos interesantes y sobre todo muy dinámica y ágil. Podría existir sin tanto fanservice, pero lo cierto es que sería la mitad de exitosa y perdería la posibilidad de una nueva temporada. Si aún no la ha visto, dele una oportunidad, la primera temporada ya está completa. ¿Ya la viste? ¿Qué opinas de las series de deportes?

¡Comenta!