Francisca Villalón no es una experta. Lo dice en las primeras páginas de su Chile en Dibujos, y creo que ese es su mayor valor. Espontánea, pero siempre receptiva, nos entrega este libro de apariencia simple, pero con una cantidad de información y de colores digna de la estantería de cualquier biblioteca de colegio.

La imagen puede contener: texto

Chile en Dibujos narra la historia de Juancho, un vendedor de souvenirs en Arica, que encuentra una maleta perdida de un magallánico y decide devolverla. Así que junto a su perrita Pelusa se embarcarán en la aventura de recorrer Chile descubriendo lugares y coleccionando artículos para su puesto de souvenirs. Cada capítulo es una región, y en cada región Juancho conseguirá un objeto típico. El libro está lleno de colores y datos curiosos acerca de los lugares y quienes los habitan. Cada planta está individualizada, y cada especie animal aparece descrita sin entorpecer lo ameno del texto (que por cierto no hay). Chile en dibujos obedece a la lógica de una guía visual, que resulta a todas luces interesante para grandes y chicos.

Dibujos, colores y realidades 

Chile en Dibujos es una guía simple, sin pretensiones de convertirse en un estandarte de su género. Desde un comienzo su autora le aclara al lector que los datos son en su mayoría recopilados de sus viajes. Y de hecho te da esa sensación de que todo lo que lees es algo que te diría un guía o un lugareño sobre su región. Sin datos demasiado sofisticados, ni estadísticas, sólo dibujos y comentarios.

Otra cosa que necesito rescatar es el llamado de la misma Francisca al lector a colaborar con el desarrollo complementario del libro a través de sus redes sociales. De esta manera rompe un poco la cuarta pared invitando a quienes leen a ser partícipes y dejar sin miedo sus impresiones. Esas cosas a mi me gustan ene, porque llaman al “ciudadano común” a participar y de alguna manera a ser también autor.

En síntesis no hay mucho más qué decir sobre Chile en Dibujos, porque es un libro diseñado para ser visto y no narrado. Está demás decir que es un regalo precioso para cualquier biblioteca, incluso para regalar a algún extranjero (no sé si a ustedes les pasaba, pero mi mamá siempre les regala a sus amigos de otros países libros de Chile, pero de esos fomes y genéricos jajaja).

Chile en Dibujos, una mirada más personal y mucho más amena de nuestro país, ya está en librerías gracias a la gente buena de Editorial Random House.

¡Comenta!