En Chile hay, en promedio, más de 8 mil denuncias por presunta desgracia, de las que en un 95 % se logra dar con el paradero de la víctima, según informa la Policía de Investigaciones de Chile. Las tres regiones que encabezan estas denuncias son la Metropolitana, Valparaíso y la del Biobío

Bajo esta premisa se relaciona la historia que nos presenta Carlos Basso en su libro Desaparecido en Concepción, en la que un joven Andrés Gómez (Andy para sus amigos) es visto por última vez en una de las famosas discotecas del Gran Concepción llamada La Polilla, lugar desde donde se le pierde el rastro; lo que hace que se inicie una obstaculizada investigación para conocer su paradero.

El caso llega a La Gaceta, un diario a la antigua, con un laboratorio fotográfico de esos que en su interior se utilizaban químicos para revelar las imágenes que capturaban los trabajadores en sus máquinas fotográficas. Era un diario en que todo el mundo fumaba dentro sin problemas, en donde se llegaba a trabajar ocho, 11, 13 horas, hasta dos días seguidos. Como les pasa a muchos periodistas, no se conocía un horario laboral decente.

Es allí donde trabaja Antonio Castel, encargado de cubrir para el diario la desaparición de Andrés Gómez. Castel lleva cinco años trabajando como reportero policial, años en que le tocó recibir la noticia más triste de su vida: la muerte de su amada a causa de un extraño accidente de tránsito.

Como buen reportero y fanático de las aventuras de Sherlock Holmes, Antonio Castel hace todo lo que está a su alcance para buscar las pistas más determinantes que le ayuden a acercarse más a la verdad y a la ubicación del desaparecido.

Pero claro, el camino no se le hará para nada fácil. En él estará inmerso entre exagentes de la Central Nacional de Informaciones (CNI), un sacerdote que sabe lo que ocurrió, pero no puede decir nada; muertes sospechosas y un ambiente con mucha paranoia, miedo y confusión.

Desaparecido en Concepción es un libro que no sabes qué es lo que está ocurriendo hasta prácticamente el final del libro. Hay situaciones que te hacen dudar de cada uno de los personajes que se presentan en la historia. Los ocho años que trabajó el autor como reportero y editor policial ayudó mucho para que en este libro quede plasmado lo que realmente tienen que hacer los reporteros al momento de cubrir alguna noticia, junto a sus artimañas para sacar información.

El libro está basado en un hecho real. Muchas características de la historia de este libro se relacionan con el conocido caso de la desaparición de Jorge Matute Johns. El nombre de la discoteca, que cura que sabe, pero no puede decir nada por el secreto de confesión y el año en que se ambientó esta historia (1999) son algunas de las características que uno puede relacionar fácilmente.

Si quieres inmiscuirte en el mundo del periodismo, una historia llena de conspiraciones, encubrimientos y de rápida lectura, dale una oportunidad a Desaparecido en Concepción y sé parte de este caso lleno de interrogantes.

 

¡Comenta!