El pasado 29 de septiembre salió a luz el nuevo número de la serie FIFA, donde podíamos continuar la historia de Alex Hunter: Un joven inglés que conocimos con 17 años, que debuta en el equipo que tú escojas de la Premier League y se enfrenta a distintos escenarios en su difícil debut en el futbol profesional.

Vivimos con él momentos muy duros y emotivos, como cargar con la presión de ser nieto de un goleador histórico de la Premier, o el haber sido abandonado por su padre cuando niño, pero FIFA 18 nos enseña que esta historia aún no ha acabado y tenemos que ver que ha pasado con esta joven promesa, así que ¡vamos a ello!

Esta vez la historia cuenta con 6 capítulos, estimo que en total deben ser unas 8-9 horas de juego, aunque ahora el juego se centra más en una visión del futbolista como superestrella en vez de un joven que hace lo que sea para cumplir su sueño deportivo, y esto no es para nada malo, pues, nos hace sentir que Alex Hunter en un solo año ha crecido bastante y que debemos acostumbrarnos a esto (con detalles como que te invitan a programas con grandes futbolistas del pasado, que te acose la prensa, salir a carretear con Henry o sacarte fotos con Cristiano Ronaldo) y es que esto hace que la experiencia sea muy entretenida, ya que nos hace tocar el sueño infantil de: “Y que pasaría si le hubiese puesto bueno cuando chico y ahora andaría en una 4×4 entrando a Pinto Durán”.

Este año introdujeron bastantes cosas a “El camino” (como se llama este modo historia) como por ejemplo poder personalizar a Alex Hunter, cambiándole el corte de pelo, la ropa, ponerle tatuajes, etc. O también poder elegir el destino de los acompañantes de Alex Hunter (más en concreto, el de Dani Williams, el compadre de Hunter).

Aunque el ámbito familiar es el núcleo de esta entrega (y no quiero spoilear ningún detalle) esta entrega nos hace sentir el lado más vil del fútbol, donde debes escoger la lealtad o el dinero, y donde sobresalir no significa necesariamente por tu talento.

Para concluir, esta entrega encuentro que no es comparable con la anterior, ya que son 2 enfoques muy distintos a pesar de compartir al mismo protagonista. Aunque si debo admitir que me encantó como introdujeron a Hunter al mundo de las grandes estrellas del fútbol, donde nos permitió cumplir el sueño infantil y poder decirle a Ronaldo: “No creo que el Real Madrid pueda pagarme”

¡Comenta!