Sinopsis.- En el centro de la trama está el vampiro Lestat de Lioncourt -héroe, líder, inspirador, fuerza irresistible, espíritu incontenible, -luchando contra una extraña fuerza ultramundana que de algún modo se ha apoderado de su cuerpo y de su alma. Este misterioso poder, y el espíritu sobrenatural de la tradición vampírica, poseen la fuerza, la historia y el alcance de un universo inescrutable.

A medida que descubrimos los legendarios reinos de la Atlántida comprendemos la razón por la que el vampiro Lestat habrá de enfrentarse, tantos milenios después, a la aterradora fuerza de este espíritu eterno y todopoderoso.

Mucho se dijo de Anne Rice luego de la publicación de “El Príncipe Lestat”. Que ya no era lo mismo, que empezaba a decaer, que mejor mirara su obra desde la distancia. Pero Lestat es -para muchos de nosotros -una fuerza que jamás va a sucumbir. Ni siquiera con los años.

Me he dado como cien vueltas antes de escribir esto, porque para mí Anne Rice es demasiado importante, por lo que no tengo miedo de decir que  le tengo un cariño infinito a prácticamente toda su obra (y con eso una objetividad prácticamente nula también). En fin, pero vamos desgranando un poco estas crónicas vampíricas que mejor deberían llamarse “las nuevas aventuras de Lestat.”

Tanto tiempo sin vernos 

Si bien este es el segundo libro luego de “El Príncipe Lestat”, tiene elementos que lo distancian de su entrega anterior, principalmente porque ahora Rice tiene mucho menos qué explicar. En su primer libro, nos presentaban al personaje de Amel, una especie de ente-fuerza-espíritu, que fue la semilla inicial de los vampiros. Evidentemente Amel debía habitar un cuerpo y se convirtió en una suerte de voz interior de (obvio) Lestat.

No hay mucho qué explicar acá: TODOS amamos a Lestat, sobre todo Anne Rice. Conocido mundialmente por ser héroe, líder, inspirador, fuerza irresistible, espíritu incontenible -lo cierto es que DON Lestat de Lioncourt ha hecho de todo: Escribió sus propias crónicas, se convirtió en estrella de rock, despertó a la reina de los condenados, tuvo una aventura rarísima con un demonio, se enamoró de una bruja y se convirtió en leyenda, y aún sigue dando sorpresas. Sin embargo todas estas historias forman parte de un Lestat más juvenil, con el aspecto de un treinteañero y el ímpetu de un adolescente rebelde. Pero han pasado muchos muchos años y Lestat y sus lectores ya no somos los mismos. Amel entonces decidió “habitar” a Lestat y convertirlo en príncipe y líder oficial de los vampiros. Así que Los reinos de la atlántida comienzan con un príncipe Lestat que es más un… galán maduro.

Un mundo nuevo por descubrir

Otro punto importante también tiene relación con el paso del tiempo: Anne Rice “vuelve a la vida” en un mundo literario gobernado por “otros vampiros”, muy diferentes a Lestat, Armand y Marius. Así que una de las primeras tareas de su autora fue salir a defender su título de madre de los bebedores de sangre. La verdadera reina de los condenados.

Atraer a un público nuevo con un argumento conocido no es precisamente fácil, así que nuestra querida Anne tuvo que hacer dos cosas: la primera es explicar con anexos de qué va todo esto de las crónicas vampíricas. Lo bueno de esto es que tanto el principe lestat como los reinos de la atlántida se pueden leer de manera independiente. Lo malo es que los que ya estamos familiarizados con este mundo debemos repetirnos como 200 páginas de información (pero es cosa de saltárselas nomas, si no es de extrema gravedad tampoco).

La segunda tarea de Rice era entregar algún elemento nuevo y además atractivo para un mundo que parece saturado de seres sobrenaturales. Y en eso esta mujer es una experta. El verdadero super poder de  Anne Rice es que todos, pero TODOS los seres que salen de su pluma sean increíblemente hermosos, interesantes y atractivos. Todos tienen algo qué ofrecer y una historia qué contar. Todos poseen un encanto único sin importar su naturaleza: vampiros, brujas, hombres lobo, ángeles, príncipes depravados, Jesús. Y no podía ser sino ella quien diera vida a otro tipo de inmortales: los Atlantes.

No les voy a contar más, porque quiero que lo lean, lo comenten y sea tan popular que la serie que ahora están preparando ella y su hijo Christopher Rice sea muy exitosa. La edición es preciosa, con el lomo de las hojas azules, muy en la línea de la edición roja del primer libro.

“El príncipe Lestat y  los Reinos de la Atlántida” es de Ediciones B y está disponible en librerías gracias a Editorial Penguin Random House. 

¡Comenta!