Escrita por William Peter Blatty (El Exorcista), que además de escritor, también se desempeñó como director de cine y ganador de un Oscar por mejor guión adaptado. Blatty murió el 12 de Enero de este año a la edad de 89 años, pero en su legado dejó grandes obras como Elsewhere.

Como todos sabemos, no es cosa fácil vender una casa, menos una mansión y por supuesto, casi imposible si se dice que está embrujada. Por esta razón la agente inmobiliaria Joan está decidida a demostrar que no hay nada extraño, para poder venderla, por lo cual decide llamar a un pintoresco grupo de personas que le ayudarán a revelar los misterios de aquella mansión, pero para esto deberán pasar unos días con ella en Elsewhere.

El grupo está compuesto por una vidente, que además ha colaborado en innumerables casos con la policía, un parapsicólogo y un conocido escritor, que también es su amigo personal y es así como aislados por la tormenta que azotó la isla aquella noche quedan todos absorbidos por la casa y su extraño universo: ruidos nocturnos, presencias que parecen vagar por los pasillos, esa sensación de creciente extrañeza parece ir adueñándose de la situación y de cada uno de sus huéspedes.

Decidida a acabar con la terrible fama de la mansión pasaran un par de días para demostrar que la casa no tiene nada raro y poder quedarse con la irresistible comisión por esa venta, o esa es la idea. Pronto entenderán que las terribles cosas que sucedieron ahí dejaron una marca que no se puede borrar, la atmósfera lúgubre y la mala pasada de sus pensamientos no los ayudarán a que la estadía sea más acogedora.

Sumergidos en aquella atmósfera de tensión, con la cabeza llena de ideas aterradoras serán testigos de sucesos paranormales que no podrán explicar. Una novela sencilla que cumple con el objetivo, sembrar la duda y preguntarnos constantemente ¿Qué pasa realmente?, una historia que ya hemos visto en el cine (cuando la leas entenderás), intensa e impredecible hasta el final de sus páginas.

¡Una imperdible novela para los fanáticos del terror de la vieja escuela!

¡Comenta!