Harriet Muncaster es la encargada de traernos nuevamente a esta encantadora personita, mitad hada, mitad vampiro y con una familia muy peculiar. Harriet tiene dos grados en ilustración y ha vivido desde siempre en la misma colina en Hertfordshire, que queda en Inglaterra, de donde nos trae estas entretenidas historias.

No es un secreto que a Isadora Moon le gusta el ballet y una de sus bailarinas favoritas es Tatiana Tutú, por esa razón junto a su conejo Pinky deciden dar una función privada a mamá, papá y su hermana Flor de Miel, quienes luego de dar giros y vueltas, aplaudieron y también los felicitaron. Mamá sacó su varita haciendo caer pétalos de flores para el fin de la función, definitivamente fue muy entretenido, creado para esos pequeños lectores buscando nuevas aventuras.

 

“Nunca la he visto en persona, pero no me lo pierdo cuando sale en televisión, y tengo un cuaderno especial lleno de fotos de ella. Recorto las fotos de las revistas y las decoro con estrellas de lentejuelas y brillantina plateada.”

 

Luego en el colegio la señorita Guinda dio la buena noticia que tendrían un paseo, pero no cualquier paseo, sino uno al teatro a ver Alicia en el país de las Maravillas en versión ballet y adivinen ¿Quién será el conejo blanco?, sí, Tatiana Tutú la bailarina a quien Isadora admira muchísimo. Pero para poder ir, los padres debían autorizar a sus hijos a una salida a terreno y por supuesto si algún padre se ofrecía para poder acompañarlos, ya que es complicado cuidar a un curso completo cuando no se está en una sala de clases, al Señor y la Señora Moon les pareció una muy buena idea servir de ayuda en esta excursión de curso en donde pasaran muchas cosas, disfrutando del día y de las cosas que les gusta hacer a los humanos.

 

“Pinky no parecía nada avergonzado. Dio un saltito y meneó las orejas. No podía disimular la emoción de que Tatiana Tutú fuera a hacer el papel del CONEJO.”

 

Una historia rápida, entretenida y llena de esos pequeños detalles que hacen la diferencia, que para cualquier lector es el valor agregado que posee el libro. Donde los pequeños gestos son los que hacen la diferencia y nos hace crecer como personas, como un acto desinteresado puede ser un gran gesto muy valioso para el resto, estas son las pequeñas cosas que Isadora y su encantadora personalidad presentan en este nuevo libro lleno de glitter, estrellas, flores y mucho rosa.

Ideal para regalar y también para esos primeros lectores. Isadora Moon: va al ballet, llega en español de la mano de Editorial Random House, ya está disponible en todas las librerías ¿qué esperas para leer esta nueva aventura?

¡Comenta!