Cuando le preguntas a algún lector cuál autor de novelas de terror recomienda, casi siempre sale al baile el nombre de Stephen King. Sin duda alguna King es considerado como el maestro del terror. Además, es uno de los escritores que más adaptaciones cinematográficas tiene de sus obras.

Nunca había leído a King y hace un tiempo empecé a barajar cuál tendría que ser la primera obra que leyera de él. Entre los nombres apareció Eso, un mamotreto de más de 1500 páginas. Algo me decía que aquel libro tenía que ser el elegido.

La historia de Eso es sobre un pueblo muy dejado de la mano de Dios, llamado Derry. En él no es extraño que pasen sucesos escalofriantes, se produzcan grandes incidentes, asesinatos, desapariciones, entre otros. De hecho es el pueblo con el índice más alto de violencia del país.

Sin embargo, lo anterior no es lo peor, ya que a cada 24, 25 o 26 años una fuerza malévola, conocida como Eso, llega a Derry para cometer las peores acciones que jamás alguien haya visto en su vida. La manera de saber que Eso acaba de manifestarse en el pueblo y que comenzará sus atrocidades es con algún incidente terrible o alguna señal que permita su identificación.

Tú también flotarás

En este caso el relato comienza con el pequeño Georgie Denbrough, de 6 años de edad, quien sale a jugar con un barco de papel hecho por su hermano. Gracias a la terrible tormenta que azota a Derry el barco termina yéndose directo a las cloacas, a través de un recolector de aguas lluvias.

Georgie, como cualquier niño, lo primero que hace es ver en la alcantarilla si puede sacar el barco. Es en ese momento en que aparece Eso, que en esta oportunidad se manifiesta con la imagen de Bob Gray o más conocido como Pennywise, el payaso bailarín.

Es precisamente en las primeras páginas en que te das cuenta de que el libro se viene cuático, ya que eres testigo de la muerte de Georgie, a quien Pennywise (viene un spoiler)…le mutila el brazo desde el interior de la alcantarilla.

El libro también muestra la historia del grupo de Los Perdedores, conformado por niños con diferentes y extremas historias de vida. Uno de los integrantes es Bill Denbrough, el hermano mayor de Georgie.

Los Perdedores comienzan a intercambiar tenebrosas, raras, extrañas experiencias que han tenido con una misteriosa fuerza; que en algunos se manifiesta de payaso, hombre lobo, leproso o a lo que le tengan miedo. De hecho, por lo anterior esta fuerza es bautizada como Eso, al no saber qué es realmente. Este grupo de amigos llega a la conclusión de que Eso fue lo que mató al hermano de Bill, por lo que comienzan la senda para matar lo que los atormenta.

Pero claro, aparte de tener que sobrevivir a Eso Los Perdedores tendrán que enfrentar algo más. Episodios de bullying, racismo, violencia intrafamiliar, alcoholismo, son solo algunos de los obstáculos que nuestros Perdedores tendrán que afrontar.

El miedo sin edad

En paralelo, en el libro describe qué es lo que sucede 26 años después de la muerte de Georgie cuando Eso vuelve atacar a Derry. Aquí Los Perdedores experimentan el regreso de sus miedos, reuniéndose en el pueblo en donde crecieron para organizarse e ir nuevamente a la batalla en contra de Eso.

El autor describe muchísimos detalles que en un comienzo encontré que estaban demás o que lo hacía solo para rellenar. Sin embargo, al avanzar con la lectura me di cuenta de que era justo y necesario hacer eso, pues así tienes un escáner completo de la personalidad y psicología de los personajes, lo que te hace tener una empatía aún mayor con ellos.

Cabe mencionar que el libro es de una violencia extrema, lo que hará que la angustia te tome la mente en muchas oportunidades.

Lo que tengo que destacar es la manera en que King conecta los flash back presentes en la obra, que son casi en todo momento; especialmente al final del libro, parte que encontré notable la manera en pasar de un momento a otro.

Tengo que confesar que después de terminar de leer Eso tengo muchas ganas de seguir leyendo libros de Stephen King. Creo que he sido víctima de algún tipo de adicción, por lo que si tienes la cura; por favor no me la digas.

¿Es recomendable leer Eso? Totalmente. Empieza de inmediato con acción, luego el desarrollo de los personajes y de las situaciones que vive cada uno de ellos te obliga, a veces, dejar a Pennywise un poco de lado para concentrarte en otras amenazas. Sí, tiene 1500 páginas, pero la clave está en la organización para que lo termines en un tiempo prudente y no te quedes pegado tanto tiempo leyendo este libro.

Y tú, ¿a qué le tienes miedo?

 

¡Comenta!