Pasa que con los años y las lecturas uno se vuelve medio soberbio y prejuicioso: estás seguro que con leer dos páginas o mirar la tapa ya tienes claro de qué se trata el libro. Nunca lo hagan, se podrían perder tremendas historias. Como esta.

La Obsesión es lo último de Nora Roberts, escritora reconocida por su amplísimo trabajo con novelas románticas, por lo que -claro -el prejuicio altiro es que me voy a encontrar con una “novela para señoras”. Y es un prejuicio muy injusto, porque al parecer las señoras leen las medias historias.

Naomi es una comadre que parece normal, fotógrafa, guapa (porque en las novelas románticas la gente buena siempre es bella) y que sin embargo guarda una terrible experiencia de vida: Cuando era niña, descubrió que su padre era un asesino serial que escondía jóvenes en una cabaña en el bosque… ¿Qué? ¿Es en serio? Sí, porque una de las cosas que a doña Nora Roberts se le dan tan bien como las novelas románticas, son las novelas negras y las historias de misterio. Naomi tiene la escoba emocionalmente, no sólo por el descubrimiento, sino por sus consecuencias. A raíz del caso, ella y el resto de su familia tuvieron que soportar las sospechas y comentarios del resto de los habitantes del pueblo, lo que los obligó a mudarse constantemente para huir de los comentarios y los juicios de los demás.

Sin embargo Naomi logra prosperar, recorrer el mundo y convertirse en una fotógrafa exitosa, ahora con la idea de restaurar una vieja casa en un pueblo costero para convertirla en su hogar. Entonces aparece Xander, que sí, hay que decirlo, tiene todos los requisitos de galán de libro así bien cliché: mecánico mino de pueblo chico que tiene una banda en sus ratos libres y es bueno jugando pool. Pero entre tanta cosa demasiado oscura uno agradece estos párrafos y capítulos de frivolidad, con esos momentos eróticos bien siúticos, pero con una trama de misterios de fondo que te hace sentir parte de una historia que se merece una película de esas que daban en la tele el domingo en la tarde y que yo veía con mi mamá después de almuerzo.

La Obsesión se encuentra disponible en librerías gracias a Penguin Random House y de verdad es bien entretenido y me resultó una grata sorpresa. Si quiere pasar un buen rato con un libro dinámico, ágil y lleno de intriga, romance y suspenso ¡Ésta es su oportunidad!

¡Comenta!