Sinopsis. “Es sábado, es verano y, aunque todavía no lo sabe, todo en la vida de Adam Thorn está a punto de desmoronarse. Quizá logre encontrar su liberación al fin. Pero no tiene mucho tiempo, porque algo extraordinario y perturbador ha despertado en los confines del lago y se ha puesto en marcha.”

Yo ya venía con el hype por el techo con este libro, desde que vi que estaba escrito por Patrick Ness, autor de “Un Monstruo viene a verme” (libro/película que aún no supero) y me alegra mucho decir que me dio más de lo que esperaba.

En “Libre”, Ness hace tres cosas que encuentro hermosas: primero hace honor y referencia a Virginia Woolf, trayéndola de vuelta a la literatura juvenil con lo que parece una versión moderna de “La Señora Dalloway” (si no lo ha leído, hágalo, y si no quiere vea “Las Horas”). La segunda es entregar una novela personalísima, donde cada vivencia parece rememorada más que narrada, y resulta una muestra amena y generosa del mundo interior de su autor. Y la tercera es que se da el lujo (y a nosotros el privilegio), de encontrar una historia sólida, entretenida, que abarca no sólo problemáticas actuales, sino que derriba estereotipos y temáticas absurdas de género.

“Tendría que ser Adam quien fuera por las flores.” 

Como dije antes, “Libre” toma muchas cosas de “La Señora Dalloway”, como por ejemplo el hecho de transcurrir en un día. Adam es un joven de 17 años, que carga con el yugo de no poder ser libre de amar a quien quiera a plena luz del día, el menor de una familia religiosa que no es capaz de asumir sus problemas económicos, con un hermano que deja embarazada a una chica sin tener dónde ni cómo mantener a esta nueva familia que pretende formar. Que se enfrenta a la despedida del hombre que cree que amó, incapaz de volcar ese mismo amor a la persona que ahora lo ama. Todo esto en un día, donde también -desde los confines del lago -un confundido fantasma se pasea por la ciudad, buscando al culpable de su muerte, seguido de cerca por un fauno que sólo quiere recuperar a su reina.

“Oye… eres un tipo grande y guapo. Transmites la sensación de alguien que intenta esconder sus heridas, unas heridas que no te mereces, aunque quizá creas que sí. Yo apuesto a que no. Te apuesto lo que quieras.”

Una cosa que destaco, aplaudo y celebro de este libro es la manera en que se enfoca la problemática de los protagonistas. No es una novela de amor gay, porque el amor gay no existe, existe el amor y la manera de enfrentar al mundo para defender esa creencia. Adam durante un día avanza y se cuestiona su vida y convicciones, despide gente importante, se plantea temas. Todo desde una perspectiva súper honesta y atingente. Adam tiene todos los conflictos de una persona común y corriente, independiente de a quién ame. Sufre de acoso sexual en el trabajo por un jefe cruel y maltratador. Debe soportar las críticas de su familia, simplemente por ser él mismo. Lidiar con aquellas cosas que lo hacen feliz pero que por alguna -injusta- razón parecen molestar a los demás o resultar menos importantes. Paralelo a esto hay una historia de una chica que muere producto de las drogas, y hace su recorrido por los lugares que le son familiares y así analiza de alguna manera lo que la llevó allá. Una vida de abusos, abandono y violencia, narrada con sutileza pero sin ocultar nada, sin adornar detalles de cosas que son comunes y normales.

Mi recomendación es que lo lean, lo disfruten y lo conversen, porque de verdad vale la pena. No es soso, no es exagerado, habla de personas, problemáticas y sobre todo de amor propio. Amor eterno por uno mismo y por lo que es.

“Libre” es de cierto modo una pequeña joyita, que viene a sumarse al éxito de “Un Monstruo Viene a Verme”, ambos disponibles en librerías gracias a Editorial Penguin Random House.

¡Comenta!