Durante mucho tiempo la filosofía ha sido vista como algo tedioso, demasiado complejo y hasta complicado, y lo es. Al menos del modo en que se expone habitualmente. Es por eso que Richard Precht es una especie de revelación, porque decidió modernizar los ejemplos, simplificar las teorías y hacer más amenos esos temas que sin duda nos hacen parecer más inteligentes (y lateros) en cualquier conversación.

“La razón de que la escritura filosófica sea tan desabrida es sencilla: la universidad no fomenta el estilo propio.”

Así, con esa premisa, Precht intenta desarrollar las tres cuestiones de la ética Kantiana -¿Qué puedo saber?, ¿Qué debo saber? y ¿Qué me cabe esperar? -en 34 capítulos de no más de 10 páginas, en los que del modo más simple y ameno, mezclando ejemplos propios con hechos históricos y la biografía de grandes pensadores, se sumerge en la tarea de hacernos más comprensible toda esa teoría filosófica que a muchos les parece la cura más efectiva para el insomnio.

Los capítulos tienen un sentido y fueron escritos para ser consecuentes uno del otro, sin embargo también pueden tomarse por separado y constituir temas interesantes. Con títulos como ¿Qué es amor?, ¿Puedo querer lo que quiero?, ¿Existe Dios? o ¿Qué es el lenguaje?, el autor nos pica con el bichito de querer saber más acerca de nosotros mismos, de como funcionamos y de la manera en la que históricamente se desarrollaron teorías al respecto.

Si tomas los capítulos por separado, es como tomar de vez en cuando una revista “Muy interesante” y  convertirte en el erudito de la sobremesa o la charla en la tarde de “oye, ¿sabes? hoy leí algo súper entretenido” y por alguna razón ese tipo de aprendizaje parece súper subestimado, cuando al final son esas las cosas que quedan, esos extractos que permiten generar una buena conversación.

Precht de todos modos se hace cargo de la manera en que plantea sus análisis e incluye un apéndice con un listado de lecturas citadas en cada capítulo (para el que quiera profundizar), o puedes quedarte tal cual y nutrir todas esas teorías de internet que te convierten en una persona súper interesante.

“¿Quién soy yo…y cuántos?” No es la guía definitiva a la filosofía moderna, pero sí una muy buena introducción. Las ciencias están de moda. Y la gente buena de Editorial Planeta se dio cuenta de esto y se la jugó por este entretenidísimo libro.

¡Comenta!