Hace poco más de un mes ya todo el mundo pudo disfrutar de esta nueva entrega del universo Resident Evil (Biohazard en oriente), y hoy nosotros te daremos nuestra opinión acerca de este título tan esperado desde la conferencia de Sony en la E3 de 2016.

La nueva historia

En esta entrega numérica de la saga encarnamos a un nuevo protagonista, Ethan Winters, que tras tres años de dar a su esposa por muerta recibe un correo electrónico con las simples palabras de “Ven a buscarme”, y así comienza la aventura del muy valiente enamorado (o idiota) de Ethan.

 

Welcome to the Family, Son”

Esta nueva entrega marca el inicio –Obvio e Inminente- de una tercera trilogía para la saga, con un nuevo estilo de juego, tenemos el tercer cambio de cámara en todos los años que llevamos de Resident Evil. Siendo las primeras 3 entregas con una cámara estática (Como si alguien estuviese observando por las cámaras de seguridad de la mansión y la ciudad), los siguientes 3 (RE 4,5 y 6) con el revolucionario estilo de cámara detrás del personaje y ahora con la séptima entrega decidieron usar la cámara en primera persona, que actualmente caracteriza al género del survival horror, este nuevo estilo no es difícil de adaptar y en verdad es un gran cambio que favoreció mucho a la saga al ser mucho más fluida y fácil de usar (y claro, era la excusa para hacerlo compatible con la realidad virtual)

¿Resident Evil 7 no es un Resident Evil? 

Como parte de esta reseña me encantaría (y hace bastante ilusión) tocar este punto. Con Resident Evil llevo prácticamente toda mi vida amándolo (este año cumplen 21 años y yo ya los tengo jaja) y que la gente diga que esto no es un Resident Evil me choca bastante, algunos dicen que es por la falta de zombis, otros que es por el nuevo estilo de cámara y algunos solo lo dicen porque no es igual a los últimos 3. Actualmente esta entrega es lo más cercano que hemos tenido a los inicios de la saga, no exactamente una vuelta en todas sus letras pero me atrevo a decir que es lo más Resident Evil que hemos tenido en más de 13 años –Desde Code Veronica para ser exactos- , Los zombis nunca fueron el enemigo principal de un Resident Evil, solo eran el fallo del virus, y entre cada entrega esos virus iban mutando de forma diferente, tenemos a los ganados en RE4 que no eran zombis como tal, los majini en RE 5 que eran parecidos a los ganados, los J’avo en RE6 que mutaban de muchas formas, los Ooze del Revelations. No siempre fueron zombies pero siempre hubo un virus de por medio y en Resident Evil 7 tenemos un virus (transmitido por la antagonista) que transforma a las personas en Holomorfos o Moldeds y a otros que no logran transformarse los controla mentalmente.

La duración también es algo que actúa en contra del juego, es decir hoy en día todos esperan un juego que dure muchísimo como puede ser cualquier Final Fantasy o GTA (por su modo libre), pero para defender a mi querido juego la saga nunca se jacto de tener una duración extensa, es más los primeros juegos se podían terminar en menos de una hora y media, algo con lo que si no estoy de acuerdo con la entrega y enojado con Capcom es la falta de contenido extra SIN TENER QUE PAGAR POR EL a la semana después de haber sido estrenado el juego, el dlc es un cáncer que nunca será extinguido L.

Con Resident Evil 7 tuve una genial experiencia más allá del hecho de que el juego me duro 5 horas jajaja, pero si alguien es muy osado y valiente puede probar a intentar pasar la historia de amor de Ethan en el modo Manicomio, que es básicamente volverte loco muriendo y muriendo y muriendo. De la historia no contare nada, aunque sea bastante simple y fácil de adivinar en algunos puntos, pero como dice Lucas…

Para finalizar, Biohazard 7 es un juego que Recomiendo violentamente que lo prueben, más allá de mi cegado amor por el nombre, es un juego que brilla mucho por lo que es, un Survival Horror. Y si nunca han probado un RE, no duden en iniciar con el séptimo, les aseguro que querrán saber qué es lo que venía antes. Si ya lo jugaste te invito a que me comentes tu opinión y experiencia con el título ¡Nos leemos la próxima!

¡Comenta!