“Michelle Wallace es una estudiosa chica que cursa su último año escolar. Desde pequeña sueña con ser la alumna destacada de la clase, pero el puesto que tanto anhela es siempre usurpado por el mismo hombre: Chase Frederick, un egocéntrico chico que controla la escuela Jackson -junto a sus dos inseparables amigos Mika y Jax -, gracias al poder de tres drásticas normas: 

1.- No tocarlos. 

2.- No mirarlos. 

3.- No hablarles.” 

La literatura siempre ha obedecido a tendencias, y a medida que la tecnología avanza, nos encontramos con distintas plataformas. Así, los primeros escritores “nacidos en internet” fueron los bloggers, con sus vivencias plasmadas en larguísimas columnas en internet. Les siguieron los que tenían Fanpages con personajes que contaban  sus aventuras (como pepi la fea, o los relatos de una mujer borracha), y claro, los Youtubers que cuentan… bueno, prácticamente todo. Pero las tendencias son cíclicas, y todo vuelve a su cauce. Así los medios escritos se han renovado, dando paso a una nueva plataforma: Wattpad, y con él a una nueva camada de escritores jóvenes.

¿Watt-qué? 

Wikipedia dice que Wattpad es una aplicación que permite compartir nuevas historias con otras personas. Los usuarios pueden publicar artículos, relatos y poemas sobre cualquier cosa, ya sea en línea o a través de la aplicación Wattpad. Pueden comentar y votar por las historias o unirse a grupos asociados con el sitio web.” , y formalmente es eso, sin embargo el concepto de conectividad de las nuevas generaciones ha llevado a esta plataforma a convertirse no sólo en la ventana de exposición de todas estas nuevas letras, sino que también ha abierto la posibilidad de conformarse como una especie de red social, volviendo la figura del escritor mucho más accesible y cercana a sus propios lectores, que piden nuevos capítulos, continuaciones y hasta pueden hacer acotaciones al texto (dentro de los límites de la cordialidad y la crítica constructiva, claro).

Rompiendo tus Reglas y tus Convencionalismos 

Ahora que hablamos de Wattpad pasemos de lleno al libro. Hace unos días, los amigos de Editorial Planeta nos invitaron a un desayuno junto a su autora Violeta Boyd, una chiquilla bien simpática, súper sencilla, y que dentro de su hablar bajito y conciso esconde la no despreciable suma de más de 41 millones de lecturas.

Hay una cosa que quiero destacar de Violeta o Vhaldai ahora antes de que se me olvide: La constancia. Es cierto, ingresó a Wattpad para matar el aburrimiento, y sin darse cuenta comenzó a irle bien, sin embargo a pesar del éxito no ha dejado de lado la constancia al escribir, y eso es una muestra de disciplina súper rescatable, y sobretodo de compromiso con sus lectores, y con su nueva carrera en el mundo de los libros.

Rompiendo Tus Reglas es una novela sencilla y muy fácil de leer, dirigida a un público particularmente joven, sin pretensiones de entregar una gran tesis, por lo que se presenta sin miedo a caer como tantos títulos que ven la luz diciendo que son algo así como la panacea de la literatura moderna. Lo divertido del libro es que como primero estuvo en wattpad, al final lo que uno tiene en las manos es una suerte de tomo recopilatorio, corregido y remasterizado. Y como el modo narrativo es muy visual, da la sensación de que  tienes la temporada completa de una serie que seguiste semana a semana por internet.

“Vamos Michi, no seas idiota”

Para terminar, y refiriéndome a la historia como tal, lo cierto es que tiene hartos elementos que me gustan. Primero, es como un dorama, o como Marmalade Boy, entonces te mantiene entretenido, interesado, pero no te deprime. Empatizas con los personajes de un modo cómodo. Respecto a la dinámica, Rompiendo tus reglas en ningún momento se presenta como una especie de tratado acerca de cómo debes comportarte en la vida, sino como una historia de ficción de una chica en el colegio. Visto así yo creo que funciona. Y segundo, está adecuado para ser entendido por todos, no adolece de vicios de lenguaje (sin modismos, chilenismos ni otros ismos), lo que es súper efectivo a la hora de recomendarlo.

 

¡Comenta!