Si por nuestra parte pudiésemos hacer algún tipo de conteo con los cómics más influyentes de la historia (suena interesante esa idea…) Spawn, debería estar incluido en un lugar bien cercano a la cima. Ya que, aunque no logró cambiar un gran paradigma, vino a ofrecer un aire fresco a los cómics escribiendo con su historia violenta, sucia y con un estilo de dibujo que podría ser el más fiel reflejo de los metaleros años 90´s, con pelo largo, jeans y zapatillas blancas incluidas; una importante página en la historia del “noveno arte”.

A todo lo que dijimos antes, sumemos el condimento de las “sabrosas” historias que acompañan a la obra que corren por parte de la personalidad y decisiones de su creador Todd McFarlane, y tenemos algo para disfrutar con la misma cara del meme de Michael Jackson comiendo cabritas, tanto dentro de las viñetas como en la vida real. Pero partamos por el principio:

¿Qué es Spawn?

Según el mismo Todd McFarlane. La idea de un personaje como Spawn la tenía en su cabeza y en algunos croquis desde su época de colegio, pero no fue hasta su bullada salida de Marvel Comics (luego de una pelea por la creación de Venom en la cual el artista reclamaba por derechos del personaje, mientras que la editorial trataba de hacer válida su ley de: personaje creado en un cómic de Marvel se queda para Marvel) en donde el Spawn cobró vida bajo el alero de la recién inaugurada Image Comics, allá por 1992.
 En la historia central del cómic nos encontramos con Al Simmons, un agente de la CIA reconocido por ser una persona que ocupaba medios muy violentos para lograr los objetivos que le eran encargados. Por razones que no spoiliaré, Simmons resultó muerto en una de sus misiones y su alma fue enviada al infierno dado la gran cantidad de vidas que había torturado y asesinado durante su vida como militar. Una vez llegado al infierno, Simmons hizo un pacto con un poderoso demonio llamado Malebolgia, en un acto desesperado por ver una vez más a su esposa, renaciendo en la tierra 5 años después de su muerte como el Hellspawn. 

El arte de Mcfarlane ocupando todo una pagina y la confusión del protagonista.

Pero como todo tiene un precio… él venía a la tierra con la misión de reclutar almas para el ejército del infierno, quienes quieren superar en número a las tropas de Dios para vencerlo de una vez por todas, todo esto mientras intenta reconstruir su pasado, ver a su esposa y proteger la ciudad de Nueva York ocupando los poderes que le han sido concedidos.

Es aquí en donde empieza lo bueno ¿Estará de acuerdo Spawn con seguir tomando vidas después de su muerte? ¿Cumplirá su misión de volver a ver y estar con su esposa? ¿Cómo murió y cuales son los detalles del contrato que hizo?. Agreguemos a este oscuro caldo el curso policial y detectivesco que agregan los personajes secundarios, que dan el toque preciso de humanidad, “humor” y crítica a una degenerada sociedad llena de corrupción e injusticias.


¡OK, me gusto! ¿donde la consigo?

El mito de Spawn llegó a los kioskos nacionales o latinoamericanos cerca de 1997, por gracia del extinto sello Editorial Vid, y de ahí en más había pesado alguna reedición del título.

Hasta hace poco más de un año que los capos de Planeta Comics lo trajeron de vuelta en un formato de volúmenes integrales en donde podemos gozar de prácticamente toda la historia del personaje como se debe: papel de alta calidad, colores originales, tapa dura y en un tamaño preciso para animarse a leer una obra que instauró a los anti héroes como uno de los géneros más queridos dentro el mundito del cómic.

Foto del volumen 1 de los integrales de Spawn editados por Planeta Cómic, que pide a gritos estar en tu colección.

En el primer volumen de los cuatro que completan esta colección, tiene la tímida cantidad de 344 páginas, y en ella encontramos recopilados los números 1 al 8 y 11 al 15 de la colección original. Que además de la historia y arte de McFarlane, en donde podemos ver sus primeros tomos dibujados con rabia y ganas de presentarnos algo absolutamente desconocido para la época, nos topamos con las colaboraciones en guión de Alan Moore(#8) y Frank Miller(#11), quienes fueron contratados para acallar las primeras críticas negativas de su tiempo hacia el título.

Más interesante aún, es el porque no están recopilados los números 9 y 10 en donde participó Neil Gaiman(The Sandman), el que se enfrascó en una batalla legal con McFarlane por la creación del personaje Ángela, que hacía su aparición en los números faltantes de esta primera recopilación (Les dije que había historias sabrosas acompañando al cómic).

Paginas del #5 de Spawn, uno de los mas oscuros del titulo con la aparición del asesino de niños Billy Kincaid.

En Definitiva…

Aunque el nombre de Todd McFarlane causa tanto fanatismo como anticuerpos, tenemos que admitir que Spawn es un clásico moderno del noveno arte, que ha envejecido en estos 25 años como el mejor de los vinos y que merece ser revisado o leído por todo aquel que se diga ser un amante de los cómics, ya que aquí pueden converger tanto amigos de lo oscuro y el terror, entusiastas de las historias detectivescas o simplemente los interesados por saber cómo sería hacer un pacto con el demonio.

¡Comenta!