Imagínate que tuvieses 10 años, escribes una historia corta para un concurso a nivel nacional, explotas como escritor pero te das cuenta que lo tuyo no es el relato típico sino que dar vida a tus personajes favoritos de cómics. Obvio, la sangre ñoña tira fuerte. Sigue imaginando que después de graduarte en la universidad con un diplomado en Lectura Inglesa y un master en Bellas Artes, escribes tu primer cómic el cual se transforma en un éxito total, haciendo que DC Comics te pida por favor que escribas algo para ellos. Luego de un par de pruebas para la editorial, te lanzas con tu primer súper titulo con Batman: Tierra de Nadie y de ahi en mas solo agregaras grandes hits a tu currículo, como Wonder Woman: Hiketeia, reinventas a Huntress dentro de Bativerso, mientras pasas por Marvel dejando huella en Elektra, Spider-man y The Wolverine para volver a DC con Batwoman, 52 y tu querida “Wondie”. Deja de imaginar. Esto es un repaso a grandes rasgos de la historia del autor del cómic que ahora te recomendaremos: el gran Greg Rucka.

Él es Greg Rucka, la mente detrás de este cómic. Algo sabe.

Casi al final de todo lo anterior se encuentra la creación de Stumptown, historia en la que Rucka nos presenta a la “querible” Dexedrine Callisto Parios, una mujer de carácter fuerte, como los efectos de la misma droga que lleva por nombre (Dexadrina es un derivado de la anfetamina), que no tiene un trabajo estable y dedica sus días al juego y apuestas en casinos con el escaso dinero que recolecta como detective privado con su agencia Stumptown, que da nombre al cómic, y que también es el lugar en donde se sitúan sus aventuras. Digamos que en el último tiempo el negocio de detective ha estado un poco rudo para Dex y su suerte no ha mejorado en los juegos, lo cual la tiene con su hogar hipotecado y una deuda de miles de dólares. Cuando parece que todo le va a seguir saliendo mal, una oferta por parte de la dueña del casino que frecuenta, podría cambiar su negro futuro por algo un poco más llevadero: Su nieta de 18 años ha desaparecido hace 4 días misteriosamente desde su departamento y aunque se presume que sea un caso de escape juvenil por amor, si Dex logra encontrarla lo antes posible la dueña olvidará la deuda que mantiene con su negocio.

Aunque la premisa de la historia suene algo trivial o poco llamativo, es el talento innato de Greg Rucka el que lleva a este título a ser una excelente recomendación si lo que buscas es acción y un caso atrapante hasta la última página. Agreguemos el entretenido contexto en el que se nos sumerge junto con la protagonista, que mientras avanza la historia nos va dando golpes en la cara de actitud con su atrevida personalidad, que no se achica a la hora de dar zarpazos a su bisexualidad y su sarcástico, y a veces demasiado negro, sentido del humor. Un relato que termina por cautivar tu atención, cuando te adentres un poco más en sus páginas y encuentres que la chica a la cual busca quizás no desapareció por un rapto ni una locura juvenil, sino que se encuentra en medio de un drama que incluye mafias conectadas con las maras centroamericanas y uno que otro enredo con la familia más poderosa de la ciudad de Oregon. En cuanto al arte, el dibujo de Matthew Southworth no destaca por su brillantez, pero que acompaña de manera digna y suma el toque para darnos cuenta que estamos frente a una novela negra de tomo y lomo.

Si te gusta lo detectivesco y dudas como: ¿Hace falta que todos los personajes principales de estas historias tengan algún tipo de instinto súper desarrollado? o ¿Será necesario que tengan  fotos satelitales o un supercomputador con detector de adn? Son algunas de las que estas pensando para leer tu siguiente comic, Stumptown: El caso de la chica que se llevó el shampoo pero se dejó el mini, podría convertirse fácilmente en tu próximo favorito.

Dato: Encuéntralo en las mejores librerías y comiquerías un formato tapa dura de 168 páginas, editado por Planeta Comics en español.

¡Comenta!