Nazir Khan (Riz Ahmed), un joven musulmán de Nueva York, sale de fiesta una noche, conoce una chica, van a su departamento y pasan juntos la noche.  Pero cuando Nazir despierta la chica ha sido masacrada brutalmente y todas las pruebas apuntan a él; el problema es que no recuerda nada.  Así comienza “The Nigth Of”, con un primer capítulo de 96 minutos, que pega como un mazo en la cabeza, brutalmente realista en su descripción del descenso de un joven común y corriente al infierno.

thenightof4

Una vez en manos de la policía, Nazir cae en el vórtice del sistema procesal penal. Abogados, Fiscales, Policías, Detectives, Forenses, testigos. Su cable de salvación es John Stone (John Turturro), abogado de poca monta y con un grave problema de alergias que lo obliga a recorrer juzgados y comisarias con chalas playeras y una gran cantidad de cremas y ungüentos.

the night of2

Esta serie de HBO, que consta de 8 capítulos en su primera temporada, es a primera vista, una historia policial, pero ocupa los ingredientes comunes  de este género de manera novedosa. ¿Es culpable Nazir, merece el infierno que está viviendo? La serie, inteligentemente, no nos permite empatizar con el personaje porque mantiene un aire de duda constante sobre el asesinato. La trama avanza con el firme propósito de alejarse de los cánones del héroe y el villano; transitando por los claroscuros de la personalidad humana. Si bien Khan es un muchacho aparentemente inofensivo, es también cierto que tenemos el derecho a dudar y especular sobre sus motivaciones.

thenightof5

Es tan meticuloso, tan detallista, tan metódico el transitar de “The Nigth Of”, que otorga tiempo y espacio para absorber cada detalle, cada personaje. Ajena al hiperactivo ritmo de otras series policiales como “CSI”, “Criminal Minds” o “The Killing”, “The Nigth Of” se convierte en una completa revisión  a las características humanas de un posible asesino y su enfrentamiento con “La Ley”.

 

Es en este punto, en la ejeución de “La Ley”, donde reside el corazón de la historia. Nunca antes en la televisión, por lo menos en mis años viendo series y películas, había presenciado un retrato tan preciso pero a la vez aterrador de lo que significa entrar en los procesos policiales y judiciales.

thenightof6

Desde el momento de su detención, Khan se enfrente a un “Leviatán” sin rostro que aplica la ley de manera automática, fría e inmisericorde. La serie se detiene en cada engranaje del sistema, ya sea un teléfono que suena en cierta oficina en la madrugada de un asesinato, la escritura de un informe policial, la cantidad de libros de registro, la lectura de cargos, la manipulación de los testimonios. La repetición sistemática de tal cantidad de patrones dentro del sistema hacen sentir que Khan ha caído dentro de una maquinaria que no se detiene ante nadie. Sólo sobreviven aquellos que puedan navegar entre las grietas del sistema.

thenightof3

En el primer capítulo, Jhon Stone le dice a un desesperado Khan, “no me digas la verdad, la verdad ya no importa”. Esto porque Stone, conocedor del monstruoso sistema, sabe que una vez dentro, algo tan abstracto como la verdad no tiene importancia. En este mundo Kafkiano, Khan toma el rol de Joshep K, protagonista de la historia  “El Proceso”, cuento cumbre del escritor austriaco, un hombre enjuiciado sin que jamás se revelen los cargos, sin nunca descubrir su crimen. En ambos casos “La Ley” toma la forma de una fuerza mucho más grande que cualquier persona, que cualquier crimen.

 

Este es sin duda un mundo Kafkiano, donde las grandes instituciones se convierten en gigantes de lentos movimientos pero poderosos y definitivos golpes; y donde el ser humano pasa rápidamente a convertirse en un número, una estadística, un engranaje más del sistema.

Pero este sistema necesita de todos sus componentes, incluso aquellos tan vilipendiados como Jhon Stone. Perteneciente a la última escala de abogados, acostumbrado a trabajar con prostitutas y drogadictos,  físicamente disminuido y con una reputación cuestionable. Pero aun así continúa siendo parte del sistema, y es necesario para dar una justa defensa. Es tal vez por ese carácter despreciable que Stone logra conectar con un caso perdido, empujado por la necesidad de ascender a un escalafón más dentro del sistema.

thenightof1

La serie apuesta a seguro con sus creadores Steven Zaillian, ganador de un Oscar por el guión de “Schindler’s List” y “Richard Price”, escritor de “The Color of Money” y “The Wire”.  El papel de John Turturro sería originalmente interpretado por James Gandolfini, quien fue el principal impulsor del proyecto, firmando el contrato con HBO un mes antes de su muerte. Gandolfini es uno de los primeros productores “Post Mortem” en la historia de la televisión. Destacable es la actuación de Riz Ahmed, que maneja a la perfección el desmoronamiento emocional de su personaje luego de ser acusado. Su cinematografía recuerda a las primeras películas de David Ficnhers como “Sev7n” o “Zodiac”; calles oscuras, mucho contraste; movimientos pausados, atención a los detalles, herramientas para la creación de atmósferas inquietantes.

“The Nigth Of” transita por lo parajes más oscuros de la ley, marcando clara diferencia con la mayoría de series policiales y judiciales, que basa su éxito en el carisma de sus personajes y vueltas de tuerca. No se trata de villanos o héroes, no se trata de complicados casos, “The Nigth Of” es la más descarnada fotografía al sistema penal que, como una gran e inmisericorde moledora de carne, engulle todo a su paso sin discriminar, sin reparar en los detalles individuales. Para disfrutar esta serie es vital centrarnos tanto en el camino y no tanto en el final. No se trata de enfrascarnos en descubrir la identidad de un asesino, porque como declara Jhon Stone “a nadie le importa la verdad”, todo reside en el proceso.

 

 

 

¡Comenta!