Until Dawn nos presenta una aventura gráfica en formato “Point and Click” con una estética del híper-realista que destaca. Gracias a la técnica de digitalización nos encontraremos con diversos actores que podemos reconocer de una u otra serie de televisión.

Utilizando el, a esta altura conocido, recurso narrativo del “efecto mariposa” se nos presentan distintas elecciones y formas de interactuar con otros personajes que van a determinar el desarrollo y desenlace de la historia.

Este último aspecto está más elaborado que en otros juegos similares ya que se nos presentan estadísticas detalladas de los distintos rasgos de personalidad de cada personaje y el tipo de relación que tiene con cada uno de los demás protagonistas. De esta manera se nos abrirán, o cerrarán, opciones de interacción en distintas situaciones dependiendo de cómo nos llevemos con los demás y la opinión que tengan de nosotros.

 

¿LOGRA ASUSTAR?

Lo primero que debes saber: El guion está bien escrito y tiene algunos giros interesantes. Si los primeros cinco minutos de juego te parecen una repetición de clichés del cine “slasher” de fines de los 90´s como “Scream” o “Sé lo que hicieron el verano pasado” no te preocupes, no será la típica historia con los personajes reciclados, no verás al atleta zopenco, el drogadicto simpático, la porrista promiscua y la virginal protagonista que se salva al final de la película porque fue la única que no tuvo sexo durante la historia. Los personajes son complejos y creíbles, además tendrás la posibilidad de elegir muchas de sus reacciones lo que irá moldeando su conducta a lo largo del juego.

La trama gira alrededor de un grupo de amigos que se reúnen en una cabaña, donde hace un año desaparecieron dos de sus amigas en misteriosas circunstancias. Ir más allá sería entrar en Spoilers. El suspenso está bien construido, siguiendo un ritmo ascendente a medida que nos acercamos al final. Si bien, nos encontramos con un par de “Jump Scares” no se abusa de ellos. Un dato: Si tienes la PlayStation Eye Camera, se grabarán tus sustos.

Un detalle súper rescatable son los interludios que tendremos entre cada capítulo con el psiquiatra Dr. Allan Hill, quién nos hará una serie de pruebas psicológicas para averiguar nuestros miedos más profundos, los cuáles utilizará para hacer sus sesiones más incómodas para ti.

 

EN RESUMEN:

Until Dawn es una aventura de terror, con un impresionante apartado gráfico, arreglos musicales que acompañan la sensación de aislamiento e indefensión, un guion bien escrito y hasta cierto punto creíble tomando en cuenta las circunstancias. La historia avanza a un ritmo coherente y dinámico, no hay momentos aburridos, otorgando aproximadamente 10 horas de juego.

Un título preciso, perfecto para un fin de semana de terror o un día lluvioso,  sólo, con amigos o para compartir en pareja.

¡Comenta!