Sergio, Aurora, Joaquín y Clara son personas completamente diferentes, con edades diferentes y trabajos muy diferentes, pero con algo en común: todos ellos son parias de la sociedad. Tenemos a una enfermera asesina ( aunque suene cliché), una prostituta, un torturador de la DINA y un traficante de sangre, pero no es solo a lo que se dedican lo que hace de ellos  unos marginados, sino que son sus habilidades, cada uno de ellos tiene una habilidad única y especial, y aunque no son precisamente superpoderes, depende de cómo se vea.

A pocas horas del terremoto del 27 de febrero del 2010, nuestros protagonistas sienten un llamado, la necesidad de ir hacía el sur, a un lugar en el cual nunca habían estado ni mucho menos han oído hablar, pero el llamado es tan fuerte que deciden ir a Curialhué.

Cada uno comenzó el camino por separado, pero casi al llegar todos se encuentran en diferentes circunstancias y llegan juntos a Curialhé acompañados de Francisco y Bernardo  habitantes del lugar. Al llegar se encuentran con una ciudad sin ley, en la cual todos pueden ser lo que gustan, pero ojo, pueden hacer lo que quieran, mas todo tiene consecuencias y deberán afrontarlas. Todos los habitantes de la ciudad beben agua, que parece sacada del pozo de Lázaro, ya que cura sus heridas y los mantiene jóvenes, por lo que es imposible calcular la edad de los habitantes de la ciudad.

Eran escasos los recién llegados a esa extraña ciudad y uno de ellos era muy, pero muy especial. Clara estaba embarazada y ese niño sería el primero en nacer en Carialhué lo  que reconocía a la ciudad como una como tal y eso les daría el derecho de poner en marcha su plan, que es restablecer el orden natural.

La ciudad tiene efectos en los recién llegados, el agua aumentaba sus poderes y pierden por completo la noción del tiempo lo que los dejó aturdidos, sólo habían momentos de lucidez, momentos en los que Sergio se dio cuenta de que debían salir de ese lugar a como diera lugar.

Con sangre el Ojo es una novela de misterio y fantasía que tiene como principal escenario el sur de Chile y como detonante el pasado terremoto del 27 de febrero de 2010, lo que la hace muy cercana a nuestra realidad. Se pueden reconocer escenarios y empatizar con las vivencias de los personajes y el lenguaje que utilizan estos, incluso se hace una pequeña (muy pequeña) mención a Harry Potter, que llama la atención, por lo menos en los más jóvenes.

Es llamativa y sigue la línea de las obras chilenas en general, contando al menos en sus inicios, historias diferentes  que parecen no tener relación alguna la una con la otra, pero que al final estas se enlazan y nos dan un panorama completo de la historia.

Tiene un relato firme y contundente, sin mucho detalle que arruine la concentración del lector en la historia esencial. Es rápido y de fácil lectura, que te atrapa y da esa sensación de “debo seguir leyendo, !debo saber que pasa!” lo que hace de este libro una novela muy entretenida, claro si no lo lees en medio un enjambre sísmico, en el cual sientas que en cualquier momento te darán ganas de ir a Curialhué.

Los defectos que tiene la historia, si es que se podria llamar defectos, es que en algunas escenas resultan algo predecible, tiene ese romance entre el galán y la chica más “inocente”, los poderes y cómo afectan sus vidas manteniéndolos alejados de la sociedad (cada uno a su manera) y con algunas escenas que dejan algo descolocado, unas para bien que son muy geniales  y otras que te dejan marcando ocupado.

 

 

¡Comenta!