Hace cuatro años Ed Boon y el equipo de NetherRealm incursionaron en los territorios del cómic con Injustice: Gods Among Us; un experimento entre la Justice League, y la brutal experiencia que se obtiene del Mortal Kombat ¡Toasty!.

Ahora, les digo al tiro que quien les escribe no es un absoluto conocedor de los juegos de peleas. De hecho, con la libertad que me permite Nerdix puedo decir que me sigo quedando con los clásicos MK, Killer Instinct, Street Fighter 2, y el mítico Marvel vs Capcom 3. Juegos que jamás pudieron ser igualados, a pesar de las constantes mejoras digitales que vinieron con los años en las consolas de última generación.

Pero el juego que me hizo creer que el género no estaba muerto, vuelve con una secuela arrasadora llamada ‘Injustice 2: Cada batalla te define’; con más personajes, con más conflictos, y con aires de que el fenómeno se pueda replicar en una segura tercera parte.

El conflicto sin fin

La historia comienza justo donde termina la primera parte, volvemos a este mundo medio -sometido en donde somos testigos del eterno enfrentamiento de Batman y el Hombre de Acero, que como ustedes bien saben: su sentido de la justicia cambió en 180º tras la muerte de Louis y su hijo nonato.

Y ahí es cuando todos se unen a la mocha para elegir bandos con diferentes visiones de lo que es “correcto” y lo que no. En todo caso, todos sabemos que Batman es el único que siempre se ha mantenido fiel a las reglas que un héroe debe tener, en vez de las tiránicas medidas que a adoptado Kal como un Dios entre humanos.

Bajo ese contexto lo más sabroso de la historia, es ir viendo como se van formando alianzas que -quizás– nunca imaginaríamos presenciar, como a Harley Quinn ayudando a el murciélago, o un adulto Damian Wayne declarando que Superman fue mejor padre que Bruce. Cosas raras, algunas un poquitín forzadas pero que se perdonan, ya que al final de cuentas lo único que importa es que estos tipos se agarren combos.

La gran interrupción a esta “guerra civil”, es la de Brainiac que llega a dejar la escoba con sus invasiones extraterrestres. Ahí los héroes comienzan a tener más conflictos, solamente para decidir quién es el más adecuado para detener la amenaza del villano.

Ya cuando pareciera que todo se va a arreglar en pos de la paz terrenal, los problemas vuelven a surgir por cualquier cosa, y uno como jugador tiene que –nuevamente elegir– a que bando debe pertenecer antes de haya un desastre. Y como esto no es una película de Marvel-Disney, algunos superhéroes van a caer de la peor forma; asesinados, traicionados o humillados.

 

Algunos personajes como Aquaman no se ven tan rudos como antes

Nuevos personajes para sacarse la cresta

Con casi treinta personajes para elegir, los que aun se mantienen del “juego pasado” son obviamente los que tuvieron mejores resultados: los pilares de la JLA, la mayoría de los villanos de Gotham, y se unen Supergirl, Scarecrow, Cheeta, Blue Beetle, Cosa del Pantano, Captain Cold, Firestorm, Atrocitus (y Dex- Starr *O*), Gorila Grodd, entre otros (¿ustedes ya los conocen no?). Bueno, pero dentro de toda novedad es MUY entretenido ir probando nuevos personajes que sirve para igualar la balanza contra la gran cantidad de personajes que pertenecen a los del universo de Batman, así como ir escuchando los diálogos al comienzo de cada pelea (hay una para cada combinación, o ¡o sea muchas!)

Con respecto al Joker: Estamos claros que es un personaje que jamás deberían sacar de ningún lado, y a pesar de que no “debería” por qué haber estado en este juego (por su trágico final en God Among Us), supieron muy bien como hacerlo calzar para enfrentar a Harley en una de sus pesadillas de loca. Otra cosa es que el rediseño le viene muy bien al criminal, porque da esa sensación de que al igual que Burton, Nolan y David Ayer en el cine, NetherRealm supo hacer su propia versión de Guasón con características muy similares al de Escuadrón Suicida, pero con menos pinta de Pimp y más pinta de psicópata.

Con respecto a otros diseños: El arte está bastante bueno en general. El diseño de Supergirl es cool y tiene todo un estilo kriptoniano bacán con el que dan muchas ganas pelear. Pero en el caso de Superman, definitivamente me quedo con el del primer juego, simplemente porque tenía una faceta mucho más “agresiva” con una expresión facial que denotaba su enojo. Ahora parece que rejuveneció viéndose más buena onda de lo que uno quisiera ver, tanto que a uno se le olvida que el loco ya fue consumido por el lado oscuro de la fuerza…

Una cosa ultra-deliciosa es saber que aun quedan muchos personajes por descubrir en los DLC. El primer fighter pack se supone que incluirá a Red Hood (¡ay dios mío!), Sub Zero (¡csm!), y Starfire (mmm). Mientras que otros como Raiden de Mortal Kombat, y Black Mantha deberían sumarse en próximos DLC con fechas aun no reveladas…

Sistema de batalla, novedades y otras cosillas

El sistema de batalla es igual que en Injustice 1, pero con la novedad de que hay una mayor interacción con el entorno, y un mayor atrevimiento a la hora de desatar los poderes de cada personaje. Se nota que hay mano libre en la creación del juego, y casi se escucha ese susurro de  la empresa que dice: “ya los tenemos en nuestras manos malditos fans“, porque el juego en sí, es terriblemente bueno y entretenido. En otras palabras es como el juego de mesa ideal para jugar con los amigos un sábado por la noche mientras se van destapando las chelas.

 

Aquí una mocha entre los cabros de Nerdix y amigos de otras páginas.

A pesar de que hayan algunos personajes medios lentos como Cosa del Pantano, eso se equilibra con la potencia de sus golpes. Brainiac por ejemplo, es un personaje que se desbloquea una vez que se da vuelta el juego por primera vez, y cuesta caleta aprender a manejarlo sin quedar en ridículo. Pero una vez aprendidas las combinaciones el mono es sumamente efectivo utilizando esos tentáculos que aparecen de cualquier lado de la pantalla (en el caso de Cosa del Pantano son ramas).

Cosillas importantes: El Multiverso es un lugar donde uno puede ir superando retos con recompensas que ayudan a mejoras los personajes y volverlos más fuertes. Así también (y lo mejor a mi parecer) es que hay eventos con tiempos limitados que sirven para conseguir trajes exclusivos como el de Gal Gadot de Wonder Woman que está disponible hasta el 5 de junio por motivo del estreno de la película. Esperemos que estos se repita a fin de año con trajes especiales relacionados a la nueva Justice League.

A propósito de los skins, hay algunas cinemáticas (de la historia y el Multiverso) en que uno puede ver trajes o detalles que solo verdaderos fans van a saber reconocer. Y hay finales alternativos con artes bien choros de conocer. Por ejemplo yo saqué el de Catwoman, que te cuenta que tras salvar el mundo junto a Batman, estos deciden casarse. Luego de un tiempo se dan cuenta que su atracción solo se nutria de su relación “prohibida” sobre los tejados de Gotham (Baia Baia) por lo que deciden separarse al corto tiempo y retomar su labor como ladrona y superhéroe.

Conclusión

El juego fue una buena adquisición, y me volví un poco adicto sacando los trajes para los personajes (que pretendo seguir subiendo de nivel), así como de estar al tanto de todos los que puedan venir.

El juego es absolutamente superior a su antecesor, y debe ser porque estos locos de NetherRealm aprendieron que vale la pena arriesgarse con el exagerado universo de DC; en donde los poderes te mandan a dar una vuelta al sol y donde Brainiac es capaz de llamar a una nave titánica para hacerte $%@!¿ con un rayo. Hay de todo, y aunque se extraña un poco el nivel de sangre y trajes rotos, me parece que este juego ya se volvió uno de los mejores del año por prometer y cumplir, y por saber lo que los fans queremos ver.

¿Ustedes qué opinan cabros?, ¿cuál fue su bando?.

¡Comenta!