Han pasado diez años desde la última vez que vimos una adaptación de ‘La Niebla‘ de Stephen King en 2007. Y lo más probable es que en este minuto el escritor esté su enorme mansión construida sobre libros y gárgolas, tomándose un whisky a las rocas, mientras hay cuatro (o más) proyectos en marcha basados en sus obras (‘The Mist’, ‘The Dark Tower’, ‘Castle Rock’, ‘IT’…)

La semana pasada llegó ‘La Niebla‘ (dah!), pero en formato televisivo para el canal Spike tv con diez capítulos llenos de terror, misterio y paranoia, que nos sitúan nuevamente en un pueblo de Maine. Lugar donde una mañana cualquiera, una espesa niebla azota gran parte del territorio y deja atrapadas a varias personas, en diferentes circunstancias.

El tema es que estas personas no pueden salir, principalmente porque “afuera” en la niebla hay extraños monstruos que pululan en búsqueda de sangre y carne humana. Además –y lo más sabroso a mi opinión–, es que parte del misterio es ir descubriendo los secretos que los personajes ocultan sobre su pasado, y ojo que no hablamos de que “estuvo preso” o que fue “el porro del colegio”, si no que son cosas igual medias cuáticas que empiezan a tomar forma en el capítulo 3.

Es por eso que esta nueva adaptación se la juega mucho más sacando el monstruo “que llevamos adentro“, como una forma de llevar al límite a los personajes que están en una situación de supervivencia desesperada. Afuera está la escoba, y no hay forma posible de saber si “tus familiares o amigos” están bien, entonces es todo muy angustiante y solo queda velar por tus intereses o el bien común.

Película versus serie

La película del 2007 no dejó indiferente a nadie. Algunos la amaron y otros la odiaron a rabiar por el trágico final de los protagonistas, que el director y guionista Frank Darabont (‘La Milla Verde‘) quiso poner basándose en solo una línea del final abierto del libro: ¨…Quedan 3 balas y somos 4, en el peor de los casos ya veré como me las arreglo…¨.

Personalmente creo que este final (el de la película) es uno de los mejores que he visto en mi vida, porque rompió muchos de los moldes de los finales felices que se utilizan para dejar a las masas de público contentas.

Si algo me ha enseñado el cine, es que la gente ama los finales felices y se queja mucho de los tristes, porque simplemente no aceptan cuando la injusticia cae sobre los héroes. Lo bacán es que el mismo Stephen King se rindió ante la genialidad de Frank Darabont, y dijo algo así como que “le hubiera encantado que ese final se le hubiese ocurrido a él en su momento”. Bacán po’ ¿o no?.

A diferencia de la película en la serie no contamos con los mismos personajes, ni el mismo lugar donde ocurre la historia original (el supermercado). En la serie hay un Mall muy parecido al Costanera Center (otsea), una comisaria, una iglesia, y las calles con personas desafortunadas que no saben donde esconderse cuando la niebla llega al pueblo.

Respecto a los monstruos, solamente se han visto un par de ellos, que en teoría tienen la misma descripción que en la obra original; tentáculos, bichos grandes, y otras cosas que se mueven en la poca visibilidad de las calles. Sin embargo hay una característica que se suma a las otras pesadillas, y es que al parecer la niebla tiene la capacidad de dar forma a nuestros miedos o temores humanos, es decir, la bruma es algo como el gas del miedo de El Espantapajaros de Batman, pero funciona de forma física y no imaginaria. Onda, todos pueden ver tus pesadillas, y tu las del resto, en vivo y en directo.

Otro detalle que funciona como guiño es que aparece la señora Carmody (la vieja fanática religiosa), pero su aparición sirve –a mi parecer– para dejarnos claros que este universo es diferente al que conocíamos, porque lo más probable, es que los personajes que conocíamos, aquí nunca aparezcan.

Peligro adentro y fuera de los refugios 

El reparto está liderado por la familia Copeland; Eve (Alyssa Sutherland) es una joven madre, profesora de educación sexual que es constantemente hostigada por los vecinos al ser estigmatizada como “una chica salvaje” en su juventud.

Kevin (Morgan Spector) su marido, es un hombre con buenos valores, uno de los protagonistas más importantes de esta historia que tarde o temprano tendrá que poner a a prueba sus convicciones en esta situación de emergencia. Es quizás el héroe corrompido, o el tipo que viene a tomar el lugar de David (el protagonista en el libro y la película).

Gus Redman (Isiah Witlock Jr.) es el personaje más interesante de todos, pero algo me dice que no va a sobrevivir hasta el final xD. El tipo (que es el gerente del mall) intenta sacar provecho de la tragedia y buscará ser el líder respetado que siempre quiso ser, haciendo que la gente que está resguardada en el mall se conviertan en sus soldados de un mini imperio apocalíptico.

También hay otros personajes como:

– Un curita demasiado loco.
– Una señora profeta (grande Frances Conroy de ‘American Horror Story’).
– Un homosexual con muchos secretos.
– Una adolescente presuntamente abusada.
– Y un paco corrupto.

La cosa, es que ante tanto personaje misterioso y lleno de oscuridad, es de esperar que el peligro no esté siempre en el exterior, si no que muchas veces tengamos que presenciar el terror psicológico y la paranoia cuando acusan a alguien de ser un lobo en un corral de ovejas.

Conclusión 

La serie hasta ahora está bastante buena, porque reformula muchas de las cosas que sabíamos sobre ‘La Niebla’, y las trae de vuelta en un formato mucho más moderno con la tecnología que eso requiere, y con temas sociales muy actuales.

Opino que deberían darle una oportunidad, a ver si en una de esas enganchan para una posible segunda temporada, porque de un fenómeno como ‘La Niebla’ se podrían extraer quince mil historias interesantes. Además nunca se ha explicado detalladamente por qué ocurre todo esto, solamente se sabe que posiblemente se debe a una excavación militar hecha en el pueblo con el nombre “Proyecto Punta de Flecha“. La dejo ahí.

Eso por ahora. La serie está súper cool, si no la han visto ya pueden descargar los tres episodios que han salido y sacar sus propias conclusiones. Recuerden como siempre, que ustedes son los verdaderos críticos y los amos del universo.

 

 

¡Comenta!