Sinopsis: A Frank de 22 años lo acaban de patear. Mientras desahoga su frustración junto a sus amigos en un bar, unas extrañas luces provenientes del cielo comienzan a secuestrar mujeres y a cambio devuelven monstruosos seres con forma de fetos (si, fetos humanos).

Meet Me At Dawn es una alocada y demencial metáfora en formato de cómic independiente, que habla sobre las responsabilidades, la amistad, y el romance en un contexto apocalíptico.

Guión, Dibujo y Rotulación: Leon Stefant Ibacache.

 

El poder underground de MMAD

En una época en que los cómics giran en torno a las películas de superhéroes, existen momentos en que a uno se le ocurre recordar aquellos días en que todo era sorprendente. Particularmente esas locas ideas noventeras que nos alertaban de las terribles consecuencias del cambio de milenio (invasiones alienígenas, conspiraciones, otros mundos, etc) dignas de análisis de sobremesa con los amigos, e incluso que dieron fruto a un miles de historias y mitos urbanos, ¿qué buenos días no?.

En esta historia –que parece estar escrita desde las entrañas– se pueden encontrar fragmentos de todo el fanatismo de la niñez y adolescencia. Porque ‘Meet Me At Dawn‘ llega a recordarnos esos turbulentos viajes hacia lo desconocido, evocando lo que habíamos olvidado sobre el terror y la ciencia ficción de antaño.

MMAD huele a polvo, a VHS a la historieta vieja, esa que se puede leer quinientas veces y que vale la pena tener en el armario para releerla cada diez años. O para sacar en esas noches de lluvia con una taza de chocolate caliente (o una chela si se creen más rudos). Así funciona ‘Meet Me At Dawn‘: con nostalgia y locura, y debe ser porque el propio autor nos “llama” a sumergirnos en el universo de Frank, para reencontrarnos con un género que para algunos puede estar obsoleto, pero para nosotros funciona como un blockbuster taquillero.

Viñeta gore. Ojalá vengan más pero sin gatitos.

Frank, Scott y una playlist bacán

Una de las cosas que me llamó más la atención fue que el cómic tiene una clara inspiración en ‘Scott Pilgrim‘ de Bryan Lee O’Malley, esa historia que nos enganchó a todos por hablar el idioma nerd que todos queríamos escuchar. Bueno, aquí la cosa es bastante similar, solo que Leon Stefant Ibacache se la juega agregando terror paranormal y una historia de suspenso bastante cómica. Una mezcla loca, pero que encanta tanto por la forma en que relaciona a los personajes, como por los cuadros de dibujo.

Ahí, en esos dibujos está este Frank, un tipo joven que no está ajeno a los problemas sentimentales propios de la juventud, pero que por alguna extraña razón no logra pegarse el palo’ de lo que sucede a su alrededor con Elza (su ex-novia). La invasión de estos fetos mutantes llegan a interrumpir todo, y de paso darle un motivo a Frank para luchar por lo que de verdad quiere en esta vida, aunque sea a la fuerza, aunque sea por última vez…

Datito: Al igual que la novela de O’Malley, esta historia cuenta con una “playlist” que se puede ir escuchando a medida que uno avanza en la historia. Personalmente me di el lujo de hacerle caso al autor, y fue grato encontrar la misma atmósfera sonora que quizás el loco estaba pensando al minuto de escribir o dibujar las viñetas. Por lo mismo, creo que el mensaje “entre líneas” es ir resolviendo la trama de a poco y sin apuro, porque parte de la experiencia es tener un viaje litero-musical (acabo de inventar esa palabra), y así entender muchas de las cosas que ocurren en el cómic desde dos perspectivas; la nuestra y la del creador.

En lo que es historia, se notan las raíces nerds del autor al vislumbrar diálogos, situaciones y escenarios que parecieran estar sacados de Resident Evil, Twin Peaks, La Niebla, e incluso locuras varias como Bad Taste y otras tantas del cine B.

Hay también todo un tema de hacer del terror algo light, muy propio de las producciones underground, que uno veía en programas como ‘Maldita Sea‘ o en el trasnoche del cable. Títulos que a lo mejor no ganaron un “Oscar”, pero que con el tiempo se volvieron parte de nuestra cultura popular. Así que en ese sentido le pongo fichas a MMAD, porque es de esas cosas que fácilmente se pueden volver de culto con los años.
Por ejemplo: un cabro chico Milennial, el día de mañana puede mirar atrás y decir: “!Oh!, recuerdo ese cómic que leí cuando pendejo, y daría un brazo por recordar como se llamaba…”.

En un esfuerzo de producción Nerdix, le preguntamos al mismo autor de dónde sacó tanta idea loca para ‘Meet Me At Dawn‘:

MMAD nace de las ganas de contar una historia de errores a través de la ñoñez. Es un recorrido lleno de momentos que me hicieron madurar, y que rindiendo homenaje al terror contemporáneo y el cómic independiente que me acompaño entre los 90tas y los 2000, tal vez sirvan a quien en estos momentos pasa por esos lugares oscuros y macabros que componen la aventura que es vivir.”

De momento aun no se sabe mucho sobre lo que va a pasar. Vamos en el capítulo 5 de esta historia, y la trama recién se abre paso a las primeras aventuras de Frank y sus amigos en un mundo que parece estar devastado.

En el siguiente link pueden encontrar los capítulos en formato digital para que los vayan descargando mientras siguen leyendo esta columna, o si quieren pueden ir este fin de semana a Comic Ink en Estación Mapocho para que el mismo Leon les firme un capítulo (pasando el dato). Y después de eso pasan a saludarnos al stand de Nerdix donde estará el pelao Hisuke, don Shimaru-kun y otros seres incógnitos como yo sacando fotos.

Lean Meet Me At Dawn antes que los fetos lleguen a destruir el planeta.

Me da la sensación de que esta obra tiene ese encanto que más tarde podría tener millones de seguidores alrededor del mundo. Debe ser porque es una obra atípica, o tal vez porque maneja un idioma que todos sabemos hablar, o porque lo que es chileno es weno, no sé.

Y aunque derrepente algunas ideas podrían estar mejor redactadas, o que algún diseño “por ahí” se pueda mejorar, es bacán encontrarse con una obra hecha con tanto coraje y que además sepa manejar bien los cliffhangers al final de cada capítulo. Hay una capacidad narrativa que está a punto de explotar en MMAD, y creo que no me equivoco al pensar que cualquier nerd quisiera estar ahí para verlo cuando suceda.

No tengo p*ta idea de como va a seguir la historia. En una de esas Frank termine en otro planeta peleando con Spawn, o que todo se trate de una pesadilla de Lucho Jara, nadie sabe…Pero lo que si sé, es que ‘Meet Me At Dawn‘ vale la pena leer y devorar.

Nerdix lo aprueba.

¡Comenta!