La franquicia ha evolucionado desde ser un referente del Survival Horror más puro, hasta convertirse en un juego de acción y disparos que casualmente involucra armas Bio-Orgánicas y otras criaturas que se asemejan a zombies. No es secreto que este cambio en las temáticas y especialmente en las dinámicas de juego obtuvo reacciones mixtas: Negativas por parte de Los fanáticos más antiguos que añoran el terror y misterio y positivas desde la tribuna de los jugadores que disfrutan más un buen tiroteo y altas dosis de acción trepidante.

¿Dónde cae Resident Evil 7? Para el deleite de los fans, es una tremenda vuelta al espíritu de la primera entrega. A pesar del cambio a primera persona, es increíblemente parecido el sabor de boca que nos deja en varios aspectos.

VUELTA AL  MISTERIO Y SUSPENSO

El  mejor lienzo para pintar una historia de terror es la mente del espectador. El buen cine de horror ha sabido explotar este concepto, teniendo siempre presente que es mucho más efectiva nuestra imaginación que lo que vemos de frente. Nos aterra la posibilidad de lo desconocido, lo que podría haber dentro del clóset o debajo de la cama, más que el monstruo en sí.

Resident Evil (Capcom, 1996) nos presentaba una historia simple de comienzo: un grupo de fuerzas especiales enviados a una montaña a investigar misteriosos asesinatos, donde son perseguidos por algún tipo de criatura que no logramos identificar y logrando escapar para refugiarse en una mansión infestada de Zombies y otras alimañas. En este punto no se sabía absolutamente nada del origen de las criaturas, ni la implicación de la compañía Umbrella en experimentos con armas Bio-Orgánicas. Era un misterio por resolver, realmente eras capaz de superar el miedo a enfrentarte a tiros para descubrir que rayos estaba ocurriendo.

Obviamente al avanzar en las distintas entregas de la serie, esta cuota de misterio ya no estaba presente: todos conocíamos a la corporación Umbrella. Así que el ángulo comenzó a girar lentamente hacia la acción. Es como si el razonamiento de Capcom fuera: “Si ya no podemos sorprender al público con más vuelcos en la trama, bien podemos darles un lanzacohetes para que enfrente a hordas de criaturas controlando a un “Rambo” mata Zombies”.

Resident Evil 7 vuelve al suspenso y el misterio. Nuevamente nos encontramos en un escenario del que no sabemos nada. No existen elementos que nos ayuden a ubicarnos en el universo de la saga. Esta incertidumbre invita a explorar e intentar descubrir qué está ocurriendo y querer saber más del mundo que se nos presenta, a pesar de ser aterrador e inquietante.

Esta falta de seguridad está muy bien lograda a través de un guion y diseño de juego inteligentes que no nos permitirán hacer sentido de lo que ocurre hasta bien avanzada la historia.

PROGRESIÓN EN EL PROTAGONISTA

Las últimas entregas de la saga nos ponían en los zapatos de “Súper Agentes” entrenados y armados hasta los dientes, quienes ya poseían experiencia en acribillar Zombies y otras calamidades de la ingeniería Bio-Orgánica.

Resident Evil pone una alta atención al detalle para hacernos sentir una progresión en el desarrollo de nuestro personaje a medida que se enfrenta a los diferentes peligros de la casa Baker.

Ethan Winters no es un héroe en esteroides con entrenamiento paramilitar, es un hombre que simplemente busca a su esposa perdida. Desde la falta de información y equipo, hasta pequeños detalles como la dificultad con la que maneja sus armas y apunta a sus enemigos, los comentarios que hace durante el juego,  etc.  El juego nos muestra a un personaje que no tiene la menor idea de qué está ocurriendo, ni mucho menos cómo enfrentarlo.

Si bien hay otros títulos que logran transmitir esta sensación de indefensión, como por ejemplo “Outlast” donde de principio a fin no haremos más que escondernos y correr por nuestra vida, Resident Evil 7 apuesta más al desarrollo de nuestro personaje; A medida que avanzamos en la historia podemos apreciar y sentir que nuestro protagonista se vuelve más seguro de sí mismo. El tono de la historia va evolucionando y nos volvemos más preparados para enfrentar a nuestros enemigos. Esta progresión está muy bien lograda, es fluida y coherente. Además este elemento agrega un grado de variabilidad al juego y satisfacción al darnos cuenta que pasada algunas horas ya no estamos escondiéndonos en los pasillos y nos sentimos más confiados para explorar y combatir de frente.

RESUMEN:

Si aún no has jugado Resident Evil 7 y eres fanático del género, no puedo ser más enfático en recomendártelo. Estamos ante una obra maestra que logra revivir la sensación de misterio y el terror a lo desconocido que hizo famosa a la saga en primer lugar.

A pesar de que algunos lo compararon inicialmente con el “P.T”  del cancelado ”Silent Hills” o con “Outlast” por el uso de la primera persona, permítanme decirles que son títulos completamente diferentes.

Prepárate para una experiencia de terror concisa, que no te tomará más de diez horas, bien construida, que no depende de clichés ni de “Jump Scares” y que introduce nuevas dinámicas además de revivir algunas clásicas que nos harán sentir de vuelta en los años mozos del Survival Horror.

¡Comenta!