Repasamos el tomo 21 de “La colección definitiva de las novelas gráficas” de Panini, titulada “El asombroso Spider-Man: Volviendo a casa”. 

Escrita por J. Michael Straczynski (Superman Tierra uno), dibujada por John Romita Jr. (Ahora en dupla con Geoff Johns para Batman), nos trae una de las historias más interesantes relativas no a Peter Parker, sino al personaje de Spider-Man, con una nueva teoría, que introduce el elemento sobrenatural sobre el origen de sus poderes (y los eventuales riesgos de ellos).

¿Y si no hubiera sido la araña?

En medio de los problemas en el matrimonio de Peter Parker y Mary Jane por causa de los peligros de la “vida de héroe”, aparece un acosador, que secuestra a Mary Jane y finje un accidente para hacerla pasar por muerta. Aunque Spider-man logra rescatarla, y vuelven a estar juntos, los constantes riesgos resultan demasiado para la relación por lo que Mary Jane decide abandonar a Peter.

spideyy

Y es en ese punto en que comienza la historia. 

Abatido por esta “racha ganadora”, Spider-Man se vuelve un “trabajólico” patrullando las calles cada noche, hasta que se encuentra con un hombre llamado Ezequiel que no sólo conoce su identidad, sino que además tiene los mismos poderes que él. Aún aturdido por ese descubrimiento, reconoce que debería hacer algo más para no pensar en su actual situación, así que decide dar clases en su antigua escuela, donde descubre la realidad desesperanzadora en la que está sumidos los niños. La falta de fe del personal docente por el modo en que las cosas han cambiado y el entorno que se ha vuelto mucho más decadente, produce en Peter el genuino deseo de ayudar a quienes -en su momento -fueron como él.

Es así como vuelve a pasearse por los pasillos que lo acogieron en su adolescencia -ahora en calidad de maestro -sin evitar recordar a quienes fueron tan importantes para él en esos días. Vemos entonces a un Peter Parker haciendo reflexiones desde su nueva madurez, desde la nostalgia de observar una cotidianeidad que no volverá jamás. Detiene un atentado realizado por un chico con problemas, que en su desesperación no encontró mejor solución que ingresar con un arma al colegio para tratar de castigar de alguna manera a quienes una y otra vez lo castigaban por su manera de ser. Estas cosas reafirman en Parker el deseo de ayudar, de hacer algo que logre cambiar las cosas. No sólo de proteger, sino también de educar.

Entonces vuelve a encontrarse con Ezequiel, un hombre que al contrario de él, decidió valerse de sus poderes para amansar una gran fortuna. Le ofrece un refugio en una especie de búnker diseñado exclusivamente para evitar a quien se supone que lo persigue, y además plantea en Peter una nueva teoría sobre sus poderes.

La fuerza totémica. 

Para quien no esté relacionado con el término, un Tótem es un objeto natural o animal que se considera un símbolo icónico. Ezequiel le explica a Parker que Spider-Man es, como tal, una fuerza totémica, representada por la araña que lleva en su pecho. Que no fue la araña quien le dio sus poderes, sino que los despertó, generando así el nacimiento de este ser “auténtico”, que es perseguido por quienes ansían esa autenticidad. Le explica que tal como otros héroes, sus enemigos son el fiel reflejo de lo que representa, y por eso se trata de otros íconos, no tan reales como él, los que a menudo lo buscan.

Con este nuevo conocimiento, Peter es más consciente de sus habilidades, y ahí es cuando Ezequiel le advierte del verdadero peligro: Morlun, un ser inmortal que se dedica a “devorar” a quienes son como él, y que lo perseguirá sin descanso. Por eso le estaba ofreciendo el búnker, porque al igual que como Peter había hecho durante años, él ansiaba ayudar a alguien.

spidey3

Parker rechaza el ofrecimiento, y decide enfrentar al poderoso enemigo.

Tal vez demasiado poderoso.

Buenos díalogos, un Peter Parker más reflexivo y por ende más adulto, con un dibujo que nos trae al Spider-Man más clásico. Sin duda una historia digna de ser leída, con una escena final que nadie se espera. 

¿Ustedes ya la leyeron? ¿Cuál es su arco favorito de Spider-Man?

¡Comenta!