Hay harto qué decir de esta nueva iniciativa de Hanna-Barbera, pero en realidad son puras cosas buenas.

Los Picapiedras #1 es algo así como esperar ver “Los Simpsons” y que te dieran “Los Reyes de la Colina”, o sea, comienzas a leer esperando encontrar la comedia de tu infancia, y te encuentras con una historia cargada de humor negro, alusiones a temas de actualidad y sobre todo, una marcada crítica social.

**Advertencia 1: Lo que diga de aquí en adelante podría ser considerado Spoiler.

** Advertencia 2: No usaré nombres como “Fred”, “Barney” y “Bedrock”. Para mí Pedro Picapiedra y Pablo Mármol son dos amigos que viven y trabajan en Piedradura. 

Pedro es elegido el empleado del mes, y su labor es mostrarles a un grupo de Cromagnones la ciudad y la manera de hacer el trabajo. Su jefe está encantado con ellos, ya que en su simpleza no comprenden lo que significan muchas cosas, entre ellas el dinero, y es por eso que constituyen mano de obra increíblemente barata. El Señor Rajuela entonces le entrega unos tickets para el boxeo y le dice a Pedro que los lleve a comer. En eso Wilma lo llama para recordarle que tiene reunión con el grupo de Búfalos Mojados que… ¿Es una asociación de veteranos de guerra? Así es, al parecer Pedro y Pablo lucharon valientemente en las guerras paleolíticas, por lo que deciden llevan a la reunión a sus nuevos invitados, que se sorprenden al oír las historias y al presenciar cómo uno de los presentes comienza a sufrir una crisis de angustia debido al trauma de la guerra.

flintt

Fuera de la reunión llegan al espectáculo de boxeo donde evidentemente se divierten y presencian con toda tranquilidad que mientras el ganador es entrevistado para la televisión, el perdedor es devorado por pterodáctilos. 

El número tiene múltiples referencias a las problemáticas actuales, como la inmigración, la explotación laboral y el deseo de encajar en un ambiente social mucho más sofisticado. Podría seguir hablándoles acerca de lo que sucede con estos visitantes, que al ignorar cómo funcionan las cosas en Piedradura piden para comer el mamut que funciona como aire acondicionado, o lloran desconsoladamente cuando se revienta un globo. Pedro, por su parte, es un hombre de familia, que debe lidiar con las presiones de su jefe, cuya avaricia desafía en varias ocasiones la ética o la moral.

flintntnt

Lo bueno de las historias es que al parecer son autoconclusivas, lo que nos podría llevar a explorar una serie mayor de temas.

La obra es de Mark Russell, con arte de Steve Pugh, y en realidad es bien recomendable. Destaco entre otras cosas, que aunque es diametralmente opuesta a su original en el sentido de cómo se tratan los contenidos, guarda esas similitudes que llaman a la infancia. Si bien el humor es negro y las referencias y la sátira está en todos lados, los chistes aún existen, junto con los juegos de palabras y todo el brillo y la simpleza que caracterizaban a los Picapiedras en primer lugar.

flintntntw

El número hasta ahora entrega lo que promete, que es una historieta para adultos basada en los personajes de una exitosa serie infantil, con buenos diálogos, grandes referencias, y claro, una colección notable de portadas variantes.

variant4 variant3 variant2 flintvariant1

¡Comenta!