El número se centra esta vez en la figura de Superman, pero no del modo clásico, haciéndolo hablar a él en primera persona. La historia hace un recorrido a través de las voces de su familia. Partiendo por Louis Lane, hablando de cómo decidieron mantener una vida retirada, para poder criar a su hijo con libertad. Pero que no pueden esconderse para siempre.

En lo personal, me encanta esta faceta familiar de Superman, no sólo porque entrega nuevos puntos de vista, sino porque la Trinidad ya no es tal: no son 3 superhéroes en solitario, uniendo fuerzas para mantener la paz el mayor tiempo posible. Hay familias y seres queridos involucrados, que son beneficiarios y partícipes de ese orden y paz. Y por lo mismo la manera que encuentran Batman y Wonder Woman de acercarse a Superman es… yendo a cenar a la casa (Y sí, la amazona cazó un jabalí salvaje para la ocasión, porque ella es seca).

trinity2

Es un número muy conciliador, como ya viene siendo costumbre en este nuevo universo DC, lo que es algo muy grato de leer. Personajes que en otras entregas o en otros arcos habrían permanecido inmóviles, dependientes de los movimientos de los protagonistas, son ahora los que toman las iniciativas y generan los cambios, o en este caso los acercamientos.

Durante las poco menos de 19 páginas del número, Clark, Diana y Bruce hacen un recorrido por sus experiencias y de alguna manera presentan sus fortalezas y debilidades a la hora de trabajar en equipo, todo a modo de anécdota en un entorno informal. Porque de eso se trata todo esto, la Trinidad no es presentar a tres increíbles personajes brillando con luz propia. Es que ellos, en unión, generen un resplandor particular. Una fuerza que supere lo que ellos mismos conocen.

trinity3

Una de las cosas que más llaman la atención es ver a estos tres icónicos personajes desenvolverse fuera del campo de batalla. Reflexionando acerca del trabajo en equipo, del pasado, del entrenamiento “de los hijos”, y haciendo una pausa para hablar del Superman que ya no está (de verdad, el modo reverencial en que se refieren a él me parece perfecto. No sólo es un superhéroe que ya no está. Es el amante, el amigo, el aliado que realmente hace falta).

Desde ya aplaudo el trabajo de Francis Manapul. Se nota el cariño y se agradece el enfoque.

trinity1

¡Comenta!