Quiero contextualizar un poco, hace cerca de un año… ¿habrá sido un año? Que estaba en una feria literaria como las que usualmente voy,  y en un stand note la palabra “Varua”. Necesitaba saber qué era. El vendedor me cuenta en breves momentos que la guionista es una antropóloga y la historia toca la fundación de Rapa Nui, la llegada de los siete hermanos, una historia plasmada de espíritus como debería ser, era “El hundimiento de Hiva”. La continuación a este tomo es “Luces y sombras”, la cual tenía (tiene) a una pequeña niña con un pollo en la cabeza, le pedí permiso para darle un vistazo (traten de hacer siempre eso porfa, por un poco de respeto a los vendedores), no tuvo problema alguno y lo vi, vi el arte, vi ese estilo achurado monocromático delirante que hizo que tuviera que levantarme los lentes porque mis cejas se levantaron tanto que estos se deslizaron a la punta de mi encorvada nariz.

14672826_1132014560216967_1129912292_o

No pasaron ni cinco minutos y ya había sacado mi tarjeta, había pagado y le había preguntado al vendedor si podría llevarme los dos tomos que tenían una cinta que decía “Ganadores Fic”. Era un cómic destinado al éxito, fue espléndido, esos dos primeros tomos tenían el arte de Ismael Hernández Tapia y la prosa esa deliciosa, el arte era acorde a las historias, o al menos en lo personal así lo sentí. Me veía viendo el inicio de una cultura con un arte simple, pero no por eso precario, era perfecto, no era pomposo, no era arrogante, era un arte que te hacía sentir que veías flashbacks, que viajabas en el tiempo mediante un recuerdo, así me sentí y jamás pude olvidar eso.

14599705_1132014196883670_242982447_o

Esta segunda semana de septiembre note en las redes sociales el lanzamiento de la tercera entrega, “Ocaso”. Note al instante otro nombre para el ilustrador, y la presencia de una tablilla… Sabía a qué haría referencia esto.

Este tercer tomo continúa una historia de una forma diferente, el arte evoluciona a lineal, dejando atrás el achurado, me sentí viendo una historia más madura, donde ya no son los inicios de la cultura, es una cultura más madura, una que está luchando por sobrevivir ante la adversidad de los Tangata Hiva (extranjeros). El Ocaso nos presenta cómo el sol se puso sobre Rapa Nui y una época de oscuridad empezó con las atroces aberraciones que cometieron en el pasado las expediciones, particularmente como las historias anteriores va a tomar a una familia y la historia girará en torno a ella, pues la noche ha caído sobre ellos y por mucho que Honu o Ivy lo intenten, sus intervenciones no serán suficientes en esta ocasión.

14619985_1132013773550379_681822850_n

Una escena que le destacaría (para no spoilearles) es sobre el inicio de esta historia, nos vemos dos protagonistas de ella, un joven junto a su abuelo, quien durante el día de la conocida ceremonia del hombre pájaro desiste de participar en ella, tenía un interés mayor, quería entender la historia de su pueblo, quería que alguien mediante la tradición oral se la contara, su Koro era el indicado, quien preocupado por el cumplimiento de la tradición le refuta que ya le ha contado múltiples historias, aún así Tumaheke se queda con él, mientras paralelamente se muestra como iba la competencia.

varua1

Terminando la historia me veo, más de un año y medio del suceso donde seguramente conocí esta saga y aquí estoy. con los tres libros en mi repisa, Varua al lado de mis favoritas novelas históricas, El general en su laberinto, Santa María de las flores negras, mientras que al otro costado está Pudor, Voces – 30, El Silmarillion y tanto más (no se preocupen, los comics estan en otra repisa). Mientras escribía esto revisé que el jefe de Doctorado en Arqueología de donde estudio me había respondido un correo donde hablábamos de mi ultima prueba, quizás nada relevante, pero las ganas de decirle que el martes a primera hora le dejaré unos tomos que le podrán agradar no me faltan. Varua Rapa Nui es de esos cómics que he compartido con amigos y ¿porque no colegas también? ¿y profesores?, quizás hablo desde la ignorancia, pero he visto pocos lectores acérrimos de cómics en mi carrera y universidad, Varua debería ser conocido y no solo por los que leemos cómics habitualmente, definitivamente merece la oportunidad.

14647400_1132014440216979_1150490810_o

La historia es fácil de contarla, pero representarla artísticamente es algo que no puede hacer cualquiera. Labourdette nos entrega una historia con la cual podremos ver una parte de lo que sufrió la isla que es el ombligo del mundo, de forma didáctica, entretenida y atrapante, el “continuara” al final de cada tomo es una atrapante palabra que te mantendrá pendiente de los sucesos. Hoy la invitación es sincera para que conozcan a VARUA, hasta el momento los tres tomos cuentan con un peso que no es menor, ser premiados en la FIC durante dos años consecutivos como mejor cómic editado en chile y un premio a la guionista, no es algo menor, menor tampoco es atreverse a hacer un cómic fuera de lo común, uno que puede acercar a pequeños, grandes y seres espirituales a una cultura que merece ser vista como algo más que un sitio turístico para las vacaciones soñadas, Rapa Nui ha sufrido, ha tenido que lidiar con la adversidad, ha vivido conflictos internos, ha sido invadida, secuestrada y contaminada con la avaricia del hombre blanco, esto no puede ser olvidado.

14657790_1132013736883716_2082061455_n

¡Comenta!