Este año Wonder Woman tiene harto qué celebrar. Sus 75 años protegiendo el “mundo de los hombres”, una increíble representación por Gal Gadot (conformando “la trinidad” por primera vez en la historia del cine), un poderoso “Wonder Woman: Earth One” (cuya reseña puedes leer AQUI) y la vuelta de Greg Rucka a su serie regular.

wondylogo
Una de las cosas que más me gustan de Wonder Woman es que pone en la mesa la discusión de género, no importa si está haciendo cualquier otra cosa. Y como todos los capítulos vistos de Rebirth, este apela una vez más a lo emotivo, presentándonos a una Wonder Woman que narra no sólo su historia, sino cómo ha cambiado la concepción de la misma.”Me han llamado de muchas maneras” dice al momento que reflexiona acerca de la manera en la que su nombre, o el apelativo de “maravilla” se aleja mucho de la posición de respeto, y la sitúa más como “una rareza”.

wondylol
Ella sabía que era diferente, pero eso no era motivo de vergüenza, sino de celebración. O era como cualquier otro niño, pero vista con sospecha y desprecio, siendo la burla por ser menos que sus hermanas. Llamada “no natural”, “sin madre” o “hecha de arcilla”

 

“El momento en que la que fui y la que soy ahora está horriblemente dividido.”

 

Al estar narrado en primera persona, Wondy no tiene interacciones con otros personajes, pero Rucka nos regala una reflexión, una discusión acerca del género, de la diferencia y de la discriminación y además tres simbolismos bien importantes: El primero es el yelmo, que convierte a Diana en diosa de la guerra, que era una visión principalmente masculina, y la otra es verla sometida al lazo de la verdad, sin miedo, y con la convicción de que en la verdad están las respuestas. Y el tercero es que se cambia de ropa, deja atrás su traje junto con su etapa anterior. La Diana de Rebirth se despide de la Diana de N52.

wondyli

Diana hace un recorrido por su vida, su misión y lo que la define, y eso es bien importante, porque se da cuenta de que ya no está tan segura como antes de lo que para ella era una certeza. De hecho, tiene súper claro que ni siquiera sus orígenes lo son. Viaja entonces al Olimpo en busca de respuestas, sin embargo lo que ahí encuentra no es lo que estaba buscando…

wondydydydydydydyd

 

Una lectura redonda, emotiva, que nos muestra la fortaleza de un ser que más que una mujer es un ícono, destinado a la grandeza, cuestionado por ser diferente, como tantos otros. En lo personal ella y Aquaman son mis favoritos, porque comparten el peso de la diferencia, y el ser el link entre dos mundos que aún no pueden conciliarse.

Si pueden lean Wonder Woman Earth One, escrita por Grant Morrison, lean a la Wonder Woman de Azarello, uno de los grandes logros de N52 y, claro, échenle una leída al Rebirth. Vale la pena.

 

¡Comenta!