Han comenzado los animes de la temporada de otoño 2017, y hoy quiero detenerme en una segunda temporada que se inicia, de una serie muy particular. Hablo de Sangatsu no Lion, o mejor conocida en occidente como “March comes in like a lion”. Una serie que basada en el manga del mismo nombre, logró cautivar rápidamente a los japoneses, llenándose primero de elogios allá, y luego también en esta parte del planeta. Pues, veamos de qué se trata.

 

Sangatsu no Lion nos narra la historia de Rei Kiriyama, un joven de 17 años que perdió a su familia cuando era niño, y que ahora es un jugador profesional de Shogi -un deporte japonés muy similar al ajedrez-, que se encuentra sumido en una profunda soledad, ya que no tiene ni familia ni amigos. Sin embargo, todo para él comienza a cambiar cuando conoce a las hermanas Kawamoto.

¿Quiénes son las hermanas Kawamoto?

 

Pues son tres: Akari, es la mayor y más maternal de las tres, ya que al fallecer su madre, rápidamente tuvo que asumir la responsabilidad por sus dos hermanas menores; Hinata, la de al medio, es una pre-adolescente que vive sus emociones al 100%, y muestra un gran sentido de la lealtad y amistad hacia Rei; y Momo, una pequeñita que es lo más kawai que hay, y representa la ternura en su máxima expresión.

 

“¡Valora más tu shogi, valórate más a ti mismo!”

 

Ahora bien, hay que aclarar que la historia principal no se centra en el Shogi propiamente tal, ya que si bien para el protagonista es el deporte que le da sentido a su vida y que lo moviliza, ésta es más bien una historia de autosuperación de la soledad y desesperanza de Rei. Así, con este anime uno aprende que nunca se está completamente solo. Que el hecho de que personas importantes se hayan alejado por abc motivo de uno, no implica que no se pueda conocer a otras que también puedan ser un aporte a nuestras vidas.

 

De hecho, así es como aparecen las hermanas Kawamoto en la vida de Rei… En un principio como perfectas desconocidas, para poco a poco ir llenando de colores y calidez la vida de nuestro protagonista… y ¿por qué no?, también de esperanza.

 

Por último, hay que destacar a Nikaido, el gordito y autodenominado “mejor amigo de Rei”, a quien por supuesto, Rei no lo considera como tal. Sin embargo, de alguna forma logra tocar el corazón de nuestro protagonista con actos llenos de la más noble amistad y de preocupación real, al punto que no tiene problemas en gritarle a su amigo a los cuatro vientos cuando lo requiere: ¡“Valora más tu shogi, valórate más a ti mismo”!

 

Un mundo de colores

 

Cómo se nota que este animé está a cargo de Studio Shaft, el mismo que ha creado obras visuales de otro nivel como la saga Monogatari. El estudio definitivamente sabe hacer su trabajo, y sabe pasar de todo lo que implica la soledad, con sus tonos sombríos y lúgubres, y con los sonidos del viento y el mar que remecen a cualquiera… a momentos donde la paleta de colores cambia hacia los tonos rosas y pasteles, para dar muestras de la ternura y calidez de las hermanas Kawamoto.

La animación además juega con dibujos a veces llenos de detalles, y otras veces, con una ambientación extremadamente sencilla, pero no por eso menos agradable a la vista. Incluso las expresiones de los personajes son sencillas pero muy decidoras del estado anímico de ellos.

 

Tampoco se puede dejar de lado, el soundtrack, que definitivamente es otra maravilla de este animé. Y ¿cómo no? Es un OST que te hace sentir en casa y nostálgico. Que transmite emocionalidad en cada escena. Pero que también te puede hacer caer en la tristeza más profunda. Y es que con sus violines, pianos, y solos de guitarra, arman piezas que saben ambientar perfectamente desde la escena más depresiva y desalentadora, a la escena más tierna y generadora de esperanza para el protagonista.

 

 

Por último, hay que decir que el ritmo de la historia es lento, pero según mi parecer es necesariamente lento, ya que va al ritmo del protagonista, quien se encuentra en un constante estado de soledad y desesperanza. Por lo mismo, ¿a quién se le podría pasar rápido momentos de tristeza y soledad como aquel?

 

¿Y qué pasa con la segunda temporada?

 

La primera temporada se estrenó en octubre del 2016, y tuvo una duración de 22 capítulos, incluyendo un capítulo recopilatorio. Al finalizar esta temporada, rápidamente el estudio Shaft confirmó la continuación para octubre de este año –que por cierto, ya vio la luz el 14 de octubre-, que abarcaría simplemente la continuación de la historia en relación al manga.

 

Así que sólo nos queda disfrutar de esta segunda parte, y al que no la ha visto… Pues le invito a al menos darle una oportunidad a esta dulce historia, que más de una lección le dejará.

 

 

¡Comenta!