Pese a considerarme un gamer de viejo cuño, hasta la fecha nunca había jugado alguno de los juegos de la franquicia Tomb Raider. Entonces, cuando llegó a mis manos una copia de la entrega para PS4, decidí suplir esa falencia. Tratándose de un juego del 2014, ya habían muchas reseñas dando vueltas, y todas eran brillantes: aparentemente, esta entrega presentaba una versión más vulnerable y realista de la protagonista, mostrándola en los inicios de su carrera como aventurera.

tombr5

Como buen juego de aventuras, Tomb Raider parte con un desastre, que en este caso es el naufragio en una isla de la expedición en que se encuentra Lara, buscando el mítico reino de Yamatai en Japón. A poco andar, nuestra protagonista es secuestrada por un extraño culto, escapando a duras penas para contactar al resto de la tripulación.

Toda esta secuencia introductoria sirve para mostrar los espectaculares gráficos del juego, que realmente sacan lo mejor de la consola. Éstos, unidos a unos controles impecables, hacen que el juego mismo sea un placer. Todas las animaciones de combate, escalada, etcétera, son sumamente fluidas, y los controles, una vez que nos acostumbramos a ellos, resultan tremendamente cómodos.

tombr3

Ya empezado el juego propiamente tal, nos encontramos un entorno clásico de los juegos de aventuras: varias zonas bastante amplias en las que, además de matar a nuestros enemigos, podremos ir juntando reliquias, explorando tumbas y cazando animales. Si a esto le sumamos unos cuantos objetivos especiales en cada zona, tenemos un respetable nivel de “rejugabilidad” una vez que terminamos la historia.

tombr4

… Lo cual nos lleva al gigantesco talón de Aquiles del juego: todo aquello que no tiene que ver con gráficos o mecánicas de juego. Aunque la secuencia del naufragio nos muestra lo vulnerable que es Lara frente a la naturaleza –salvándose apenas, pese a sus increíbles dotes atléticas-, a poco andar queda claro que la supuesta “vulnerabilidad” de Lara es menos grave de lo que parece: menos de cinco minutos después de haber sido empalada con una piedra durante su escape del culto, ya está saltando por tejados, haciendo parkour, etcétera. Y aunque las secuencias cinemáticas efectivamente la muestran como una joven aferrándose a duras penas a su cordura en medio de las atrocidades cometidas por el culto, el efecto se ve un poco forzado cuando ella logra una cantidad de enemigos muertos digna de cualquier película de Schwarzenegger.

tombr2

Si tan solo se tratara de esa inconsistencia, sería perdonable. Después de todo, no es fácil hacer que el trasfondo de un juego y sus mecánicas estén completamente en sintonía. Pero además de eso, la historia -en mi opinión -es un pastiche absolutamente predecible y lleno de clichés: tras dos horas jugando, ya podemos adivinar quién es el villano –obviamente loco y vociferante-, quién es el traidor, etcétera.

tombr1

Teniendo en cuenta el enorme contraste en cuanto a la calidad de los gráficos y mecánicas versus la de la historia, mi recomendación sobre si jugarlo o no depende de cuanto les interese cada área. Si lo único que quieren es jugar un juego entretenido, Tomb Raider será ideal para ustedes.

 

¡Comenta!