Una vez más, Netflix nos deleita con una mega producción basada en la serie de libros escrita por Daniel Handler quien se hizo llamar Lemony Snicket para escribir esta obra. En su primera semana ya lleva en promedio por minuto 3.755 millones de espectadores, más que Luke Cage (3.388 millones) y más que la temporada 2 de Daredevil (3.201 millones).

La serie está basada en la saga que cuenta con 13 libros, de 13 capítulos cada uno, narrado por Lemony, quien en cada uno de ellos hace una dedicatoria a su amada ya fallecida Beatrice.

Desde el comienzo, el narrador (Patrick Warburton) nos advierte que si queremos ver una historia con un final feliz, no sigamos viendo la serie. La tragedia acecha a estos  niños ya que un malvado actor, el Conde Olaf (Neil Patrick Harris), los perseguirá por todos los rincones del mundo hasta obtener la tutela de los Baudelaire y por lo tanto su fortuna. Hace aproximadamente diez años atrás se realizó una película de estos libros, abarcando los tres primeros: “Un mal principio”, “La habitación de los reptiles” y “El ventanal”, protagonizada por Jim Carrey y con la participación de Jude Law, Timothy Spall y Meryl Streep. La película ganó un Oscar por el vestuario y maquillaje, el cual era bastante “oscuro” con vestidos negros de encaje, maquillaje sombrío y dándole un sentido lúgubre al igual que el resto de la película. Sin embargo, no fue tan exitosa en recaudación por lo que la idea de continuar con una secuela fue desechada.

En esta nueva entrega, ahora de la mano de Netflix, podemos ver que el toque sombrío fue desechado, reservándose sólo para el conde Olaf y dejando los vestuarios de los niños y el resto de los personajes en un ambiente más luminoso pero que sin duda representa la inocencia e ingenuidad en la que se verá inmersa la historia. El conde Olaf se disfraza de todos los villanos de la serie y los Baudelaire son los únicos que pueden reconocerlo, al parecer los adultos no los escuchan o no logran hacer nada para combatir al conde y poner a los niños a salvo.

Los 8 episodios disponibles ahora en Netflix,son los cuatro primeros libros dividido cada uno en dos capítulos, según los fans, esta vez se han apegado mucho a la historia original (a diferencia de la película) logrando que tenga toques muy teatrales y musicales de la mano de Neil Patrick Harris, que recordemos que además de ser una estrella de Hollywood también lo es de Broadway, siendo reconocido por cuatro años consecutivos por su participación en los premios Tony. En la serie lo vemos actuar, cantar y bailar, encantándonos, tal como Neil siempre ha sabido hacerlo. Es él también, el que le agrega el toque de comedia a esta tragedia, a cada momento a base de ironía, sarcasmo y, por supuesto, su maldad.

Como es de esperar, la serie debe tener una secuela, para llegar al libro 13 donde se revelará más información respecto a la muerte de sus padres que, curiosamente, en la serie están vivos. Interpretados por Cobie Smulders (Avengers, How I Met Your Mother) y Will Arnett (Ratatouille, The Lego Adventure), tienen un par de escenas cortas en donde hacen lo imposible para escapar de quienes los persiguen y poder finalmente, rescatar a sus hijos de las manos del Conde Olaf.

El toque final, lo hace el narrador. Lemony hace reiteradas apariciones, asegurando que está investigando lo que efectivamente sucedió con Violet, Klaus y Sunny. Muy pocas veces vemos largometrajes o series de TV que tengan a un narrador visible, incluso Jude Law, en la película, sólo tuvo una aparición al comienzo y luego sólo escuchamos su voz. El narrador no sólo es eso, es un personaje más con el cual simpatizamos, nos reímos y nos interesamos en su historia ya que queremos descubrir por qué está interesado en el caso de los huérfanos Baudelaire.

¿Ya viste la serie?

¡Comenta!