La jornada del domingo de la Super Japan Expo cerró con la presentación de una de la bandas de JRock más importantes VAMPS. Los asistentes comenzaron a hacer filas horas antes del concierto y se podía ver la expectación por el espectáculo debido a las enormes filas que se formaron, por todo el contorno del Movistar Arena.

El concierto inició con un Hyde con lentes de sol y una chaqueta con capucha cantando Underworld, canción del nuevo disco de la banda. El público prendió de inmediato, aunque el vocalista aún no entraba en calor. No fue hasta la tercera canción Evil que Hyde entró en calor, comenzó a utilizar más el escenario y de apoco la ropa comenzó a irse.

El concierto estaba en su pic con B.Y.O, las personas saltaban y coreaban las canciones con mucha, pero mucha euforia. Desde cancha prácticamente no se notaba que estaba a menos de la mitad de su capacidad.

Hyde hizo un receso y comenzó a interactuar con el público, preguntaba cosas como “¿Como estan?” “¿La están pasando bien?” y cuando el público respondía que “Sí” él respondía “Yo tambien”; hizo al público gritar el clásico Chi,Chi,Chi-Le, Le, Le, solo le falto el “Quiero comer chilenos” que se mandó en el primer concierto de VAMPS en Chile en 2010.

El concierto continuó con un par de canciones más, el ánimo estaba por los cielos y volvieron a hacer un receso. Esta vez VAMPS salió del escenario y las luces se quedaron abajo. Los primeros cinco minutos la gente estaba expectante, pero a los 10 la cosa no era así. Querían a VAMPS y comenzaron a pedir por ellos. Coreaban el “Bang On ¡Stomp Everybody”  pidiendo una de la canciones más reconocidas que es Revolution, pero esto no llego a todo el público como sí ocurrió en el 2010, en donde el caupolicán casi revienta por los gritos.

A los 15 minutos las personas comenzaron a perder la paciencia y a pifiar, luego las linternas de los celulares se encendieron, ya que la producción aún no subía las luces, el movistar  estaba oscuro.

No fue que hasta pasado los veinte minutos que VAMPS salió y para decepción de todos, se disculparon, ya que debido a una falla técnica debían cerrar el show con una canción a capella. Fue así que Hyde canto Vampire´s Love, solo él y un micrófono, lo que emocionó al público, ya luego de eso las personas se retiraron en calma.

Pero… ¿Qué pasó?

 

Según parte del staff de la Super Japan Expo, el sonidista tuvo problemas con en el ethersound de la mesa de sonido. Estuvieron los más de 20 minutos tratando de arreglar el problema, pero no pudieron y lamentablemente no podía seguir alargando el concierto, por lo que tomaron la decisión de cerrar el espectáculo con una canción a capella debido a la falta de las pistas de sonido.

 

¡Comenta!