Yakuza Zero es una curiosidad. Es el último lanzamiento de una saga que lleva alrededor diez años en el mercado, pero a la vez es una precuela al primer título, por lo tanto, si nunca has jugado un juego de la saga por desconocerla o por miedo a no entender la historia, este es el perfecto lugar para comenzar. Considerada por muchos como una sucesora espiritual al querido Shenmue, Yakuza  es una serie de videojuegos de mundo abierto inspirada en el sub-mundo de la mafia japonesa, lo que a menudo lleva a pensar a algunos “Ah, es un GTA en Japón”, algo que se aleja bastante de la realidad. Si bien ambos son títulos de mundo abierto, Yakuza tiene un mundo muchísimo más pequeño, pero atiborrado de actividades que van de lo curioso a lo ridículo, y de vuelta a lo divertido.

 

CRIMINALES, PERO DE BUEN CORAZÓN

El protagonista de Yakuza Zero es Kazuma Kiryu, un joven gángster con puños y mirada de acero, pero corazón de oro. Algunos pensarán “eso no tiene sentido, es un criminal”, pero sin ir más lejos: ¿Recuerdan quiénes fueron los primeros en asistir a los damnificados de Japón luego de los terribles terremotos de la última década? Así es, los Yakuza, entregando camiones de alimentos, ropa y medicamentos a quienes lo necesitaban. Si bien los Yakuza son organizaciones criminales, se rigen por un estricto código de honor y primordialmente se dedican al tráfico de artículos prohibidos y casas de apuestas, sin realmente molestar a la gente común.  Por lo tanto no debería sorprenderles que la historia de Yakuza Zero es una historia de honor, lealtad y amor primero, recubierta por las sombras del mundo criminal después.

 

El juego comienza cuando Kiryu es culpado por un crimen que no cometió, evento que desata una serie de intrigas y conspiraciones  que a todo momento amenazan con salirse de control. Lo acompaña como segundo personaje Goro Majima, un Yakuza que fue expulsado y castigado por su clan (con quitarle un ojo) luego de desobedecer órdenes de su patriarca. Majima tiene su propio hilo argumental en una ciudad diferente, pero como es de esperar ambas historias están relacionadas y se irán uniendo a medida que pasan los capítulos para llegar a un explosivo final.

Algo que destaca en la historia de Yakuza Zero es la calidad de sus personajes. Aunque las voces están en japonés – y a mi gusto no debería ser de otra manera – es muy fácil dejarse llevar por la intensidad y personalidad que cada actor de voz entrega con sus líneas. Cuando veas a los personajes enojarse, te enojarás con ellos. Cuando los veas llorar, quizás también llores con ellos. Todo esto en un modo cinemático de juego que puede durar fácilmente de 15 a 20 horas.

“Acabas de dejar la familia”

El modo de enfrentarte a tus adversarios en el juego es principalmente usando artes marciales, al estilo Brawler o Beat ‘em up. Si bien existen armas de fuego, no son prominentes, y seguramente te entretendrás mucho más dando puñetazos, patadas y usando elementos del ambiente como bicicletas y letreros para ridiculizar a tus oponentes. Kiryu y Majima cuentan cada uno con tres estilos de lucha diferentes, que puedes desarrollar a medida que ganas dinero y experiencia. Volcar dinero en cada estilo te entrega nuevas combinaciones de ataques,  aumentos de vida y defensa, pero por sobre todo el desbloqueo de movimientos finales que son a veces tan brutalmente violentos y estilosos que bordean en lo cómico.

UN MUNDO DENTRO DE OTRO

Si bien la historia principal de Yakuza Zero hace un gran trabajo para mantener tu atención con sus intrigas y maquinaciones en el mundo criminal, sería un peor crimen dejar de mencionar la impresionante cantidad de actividades paralelas y sub-historias con las que cuenta el juego. Algo tan sencillo como un transeúnte pidiendo ayuda puede desencadenar pequeñas historias muy bien desarrolladas, que te permitirán conocer más del mundo de Yakuza Zero y sus personajes. Estas historias pueden ir desde lo más tierno, como ayudar a una pequeña niña a encontrar un peluche, a lo derechamente absurdo, como ganar un campeonato de bolos para obtener una cena de pollo.

“Una cena… de pollo?”

No sólo las sub-historias enriquecen el mundo de Yakuza Zero, sino también una enorme cantidad de mini-juegos disponibles en casi cada esquina, añadiendo a la ya robusta historia decenas de horas de juego. El título está ambientado en el año 1988, y como tal, muchas de las actividades paralelas que puedes realizar reflejan las actividades recreativas de la época. Desde juegos tradicionales, como pool, dardos y bolos hasta actividades un poco más curiosas, como carreras de autos de juguete, bailar en una discoteca o administrar un cabaret (con sus chicas y todo) son sólo un manojo de las decenas de actividades que puedes experimentar en  el juego. ¡Incluso puedes jugar versiones perfectas de clásicos de SEGA, como Out Run y Space Harrier!

De las maquinitas…

… a la pista de baile

Si bien muchas de estas cosas suenan algo ridículas, es parte del encanto muy japonés de la saga Yakuza. No sólo te entrega historias de calidad que te tendrán al borde de tu asiento, sino que además no teme a reírse un poco de sí misma para otorgarte un poco más de entretención.

EL CRIMEN IMPERFECTO

Hasta ahora, les he contado en su mayoría cosas que hacen de Yakuza Zero una experiencia maravillosa. Sin embargo, como en todo orden de cosas, no todo es perfecto. Primero que todo, aunque los personajes principales cuentan con un nivel de detalle extraordinario en sus rostros, no se puede decir lo mismo de muchos de los secundarios, que parecen derechamente sacados de un videojuego de hace dos generaciones atrás. También es lamentable que considerando la calidad de las voces éstas estén sólo presentes en las misiones principales, dejando a la gran cantidad de sub-historias acompañadas sólo por texto. Esto también nos lleva inevitablemente al problema del idioma, ya que para disfrutar como se debe del juego necesitas al menos conocimientos moderados de inglés.

Si estos puntos no te provocan problemas y posees una Playstation 4, no puedo recomendar más que le des una oportunidad a Yakuza Zero. No sólo es para mí uno de los verdaderos juegos del año, sino que también un excelente punto para empezar la saga si no tienes previa experiencia. Cabe mencionar además que Yakuza Kiwami, un remake del primer título de Playstation 2 y continuación inmediata de Zero, será lanzado a mitades de este mismo año, por lo que si te gusta el juego, ¡no tendrás que esperar mucho para la siguiente aventura!

¡Comenta!